Cerrado por cese de actividad


T eníamos que ser previsores e ir preparando unos cientos de carteles con la inscripción «cerrado por cese de actividad». Y una vez que los tengamos listos, ir colocándolos por cada una de las explotaciones lácteas gallegas que viven sus últimos días por decisión de las industrias y con el beneplácito de las Administraciones, que asisten impávidas al desmantelamiento del sector como quien ve el paso de una estrella fugaz. No es necesario a estas alturas decir lo que supone el sector lácteo para Galicia. Ni lo que supuso, ni lo que va a ser su desaparición. Nos empeñamos en destrozar una de las riquezas de nuestro país y la verdad es que no lo estamos haciendo nada mal. Aquí radican el 40 % de las explotaciones españolas y el 55 % de los productores, y pese a los hachazos recibidos, el sector sobrevive aún a duras penas ofreciendo una calidad y unas técnicas de producción a la vanguardia mundial.

La situación de emergencia ha movido por primera vez a un grupo de alcaldes a convocar una reunión de todos los mandatarios municipales para analizar y encaminar las actuaciones que puedan evitar la anunciada muerte. No se trata de montar una rebelión, dicen los convocantes, sino de evitar la desaparición lenta del sector lácteo y con él, del campo gallego. Dinamizándolo y creando conciencia en la sociedad sobre su importante papel, entre otras actuaciones.

Y ante este paso, las Administraciones autonómica y central, que tanto velan por Galicia, tienen dos alternativas: sumarse al llamamiento en el que participarán alcaldes de todas las tendencias, o hacerse cargo de la impresión de los carteles de «cerrado por cese de actividad», porque en definitiva van a ser ellas, con su apatía e indolencia, las responsables de colocarlos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

Cerrado por cese de actividad