Carreteras


Ya en los primeros años del siglo XIX escribe el ilustrado Lucas Labrada que «una provincia cual es Galicia, con los peores caminos transversales que se puedan imaginar, mal puede adelantar». Con esto tiene que ver la gran dispersión poblacional gallega y es a partir de esta doble circunstancia como se explica la historia de las carreteras que ha hecho de Galicia la cenicienta española. Todavía en los años 80, el 70 % de los caminos de Galicia carecían de arcenes y de aceras, y la Transcantábrica, coronada tan recientemente, había sido declarada prioritaria en un consejo de ministros en los años 70.

Se entiende que las carreteras convencionales padezcan de elevados niveles de accidentalidad. Y es que, junto a las deficiencias en cuestión, puede advertirse que ya en los últimos años la vigilancia del tráfico en estas vías secundarias ha decaído radicalmente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Carreteras