El hombre de moda


No es ni mucho menos nuevo en política. Albert Rivera lleva nueve años al frente de Ciudadanos. Este partido se llegó a presentar a las elecciones generales del 2008, con él como cabeza de lista, obteniendo solo 46.000 votos (0,18 %) en toda España. Ahora algunas encuestas dan a Ciudadanos cerca del 20 % y subiendo. Se hartó de llamar a la puerta de Rosa Díez para crear una tercera vía que rompiera el bipartidismo, pero la cerrazón y la falta de visión política de esta abortó la operación. Ya ha fagocitado a UPyD, un partido que se ha distinguido por su lucha implacable contra la corrupción financiera y política, su meritoria labor parlamentaria y su antinacionalismo. Rivera se ha convertido en la peor pesadilla de Mariano Rajoy. Mientras el presidente ataca a Ciudadanos, sus barones preparan los pactos poselectorales. Por primera vez desde 1989 el PP no representa todo el espectro que va desde la derecha extrema al centro. ¿Por qué ha surgido Rivera como el líder del futuro? En primer lugar, porque es carismático, telegénico, se expresa muy bien, tiene un discurso elaborado, no es agresivo y nunca pierde los nervios frente a los ataques. Pero, sobre todo, ha sabido aprovechar la ocasión que supone el hartazgo general con el bipartidismo. Se presenta como el cambio sensato frente al radicalismo de Podemos. Al contrario que la formación de Pablo Iglesias, no asusta, sino que agrada al sistema. Rivera es el político adecuado en el momento justo. Ahora, sin embargo, llega la hora de la definición. Propuestas como el frenazo del AVE, la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares o la subida del IVA a algunos productos básicos pueden costarle votos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

El hombre de moda