Bond 24, un martini mezclado


Ardieron las redes sociales. En su incendio habitual. Se presentaba en Londres el proyecto del nuevo James Bond. Detrás de la cámara repite Sam Mendes (American Beauty y Camino a Perdición, sus cumbres). Las chicas Bond: Monica Bellucci y Léa Seydoux (la chica de la rompedora La vida de Adèle). Y Bond, James Bond: por supuesto, Craig, Daniel Craig. La película 24 de la serie se estrenará cuando se mueran las hojas del próximo otoño. El plan de rodaje turístico incluye Londres, Roma, Tánger, DF y Sölden (Austria). El título como un directo a la mandíbula: Spectre. Y el malo tan de lujo como el director: Christoph Waltz, el hombre que lo bordó en Malditos bastardos. Con sus dos Oscar, Waltz será observado con mira telescópica de rifle de precisión por los expertos, ya que interpretará al mítico malvado Blofeld (de ahí el título de la película). Sí, el de Solo se vive dos veces, 007 al servicio secreto de su Majestad o Diamantes para la eternidad, entre otras. Escenas mayores. A ver. En las chicas Bond la productora ha echado el resto y más. Mónica Bellucci ya tenía que haberlo sido. Es la mujer que Julio Romero de Torres hubiese pintado si en vez de cordobesas sus modelos hubiesen sido italianas. La morena por excelencia, con cuerpo de guitarra y sin miedo a la báscula. Y Léa Seydoux aún nos tiene alucinados por su papel en La vida de Adèle como Emma, la chica del pelo azul y de corazón también a colores. Libre como una cometa sin cordel. Hay cuatro Craig como Bond. El primero, excelente; el segundo, llamativo. El tercero, con retorno al pasado, complejo. En este cuarto parece que los martinis estarán mezclados. Pero nunca removidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Bond 24, un martini mezclado