La mayoría silenciosa


La razón le asiste al presidente del Gobierno cuando apela a poner como paradigma del país a la gran mayoría silenciosa. Esa mayoría que no protesta, que no se manifiesta en la calle y que no rodea el Congreso. La misma a la que Rajoy apeló en los momentos más difíciles, poniéndola de ejemplo de lo que es una ciudadanía ejemplar. La que se dedica a trabajar y callar.

Pero resulta que esa mayoría silenciosa, que tanto gustaba a Rajoy, es precisamente la que puede cambiar el rumbo de este país. Esa mayoría, que, a decir del presidente, aprobaba sus métodos y decisiones, es la que, según parece, pondría fin a un régimen y liquidaría un sistema que está resultando nocivo para nuestras existencias. Porque si las cosas no cambian, todo parece indicar que va a ser ese conjunto de sigilosos los que democráticamente y sin hacer ruido, digan hasta aquí llegamos.

Porque la mayoría silenciosa, por mucho que Rajoy la pusiera como modelo, también es víctima de la corrupción, el paro, los recortes y el saqueo y, por muy silenciosa que sea, llegado el momento va a reaccionar como el resto de los humanos; como los que rodearon el Congreso y como los que acamparon en Sol. Rechazando una forma malsana y perniciosa de entender el Gobierno y la democracia.

Callar no es otorgar, aunque haya quien así lo crea. Alguien pensó frívolamente que esa gran masa de ciudadanos discretos, sosegados y poco protestones no detectaban el camino hacia el abismo y que aceptaban encantados el descrédito y una pérdida de credibilidad de las clases dirigentes, la degradación moral y ética, el daño económico irreparable y el saqueo obsceno. Creyeron que porque la generalidad no ocupaba la calle podían minimizar los escándalos y ponerse de perfil.

Es muy probable que Rajoy tarde en volver a apelar a la mayoría silenciosa, como dejó de recordar al primo aquel que negaba el cambio climático, o a aquella niña tan riquiña que gustaba de los chuches, y puede que cuando lo haga sea para descalificarla, misión en la que está volcado todo el orfeón popular. Pero es la misma mayoría que encumbró y que con tanta frecuencia nos restregó a los gruñones. ¿O es que alguien se creyó que solo las protestas callejeras mostraban el rechazo a una forma de gobernar incapaz y pedante? Pues hay que ser cerril para creerlo así.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
70 votos

La mayoría silenciosa