En serie


Vaya por delante que, como la mayoría, también caí en la marmita de las series cuando niño. Las series no son un fenómeno de ahora. Con la llegada de la televisión ya desembarcaron las series. Tal vez lo que se ha multiplicado en los últimos tiempos es la calidad. Pero, antes de esta avalancha, a veces difícil de llevar, de temporadas y temporadas, ya éramos televidentes en serie. De Falcon Crest a Sensación de vivir. Había, hubo y hay genialidades y otros engendros imposibles de aguantar. Para algunos, no hay duda: Los Soprano es la catedral. Otros creen que El ala oeste de la Casa Blanca es imbatible hasta que llegó House of Cards. Y así las series dan la sensación de que, además de temporadas, a veces tienen sus propios hijos o secuelas. Pero hace poco salió un estudio sobre este fenómeno televisivo. Un estudio diferente. Otra manera de calibrar lo que nos dan y nos quitan las series con sus temporadas interminables. El estudio cuantifica cuánto tiempo de nuestras vidas empleamos en las series. Así dice que con Breaking Bad hemos ganado o perdido dos días y medio de nuestra biografía. Y con El ala oeste de la Casa Blanca, seis jornadas enteras. Otra manera de ver las series.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

En serie