¿Son tan buenos como parecen los datos de empleo?


La reducción del paro registrado en 122.000 personas en el mes de junio es una excelente noticia que ha de ser matizada si tenemos en cuenta que solo la mitad de esa cifra son nuevas altas en la Seguridad Social. Lo que quiere decir que el resto, o bien han emigrado, han retornado a sus países de origen, tienen un trabajo ocasional en la economía sumergida o simplemente se han desanimado en la búsqueda de empleo.

Un dudoso éxito al que debe añadirse que en los últimos doce meses habrían dejado de recibir cualquier tipo de prestación por estar parados unas 400.000 personas. Todo un mazazo a la cohesión social y a la tan deseada recuperación de la demanda interna.

Además sabemos que de las 56.000 nuevas personas afiliadas en el mes de junio en el conjunto de España, la abrumadora mayoría lo han sido con contratos temporales y una buena parte de ellos a tiempo parcial. Las nuevas contrataciones con alta en la Seguridad Social se concentraron en el comercio y la hostelería, mientras que en educación y agricultura se anotan 70.000 bajas. Como vemos, estamos ante unas variaciones, y una coyuntura, básicamente estacional.

Tanto es así que el Ministerio de Empleo nos informa de que en cómputo desestacionalizado el incremento de afiliados en junio se reduce a apenas 9.000 personas en España. Una cifra muy lejana a las espectaculares reducciones del paro registrado. Todo lo anterior, en lo que atañe a la variación entre mayo y junio, es de plena aplicación también a Galicia.

Si del cómputo intermensual pasamos al interanual, en el conjunto de España se habrían dado de alta casi 300.000 personas, lo que no está nada mal, al menos en términos cuantitativos. Ya que, si ese volumen de empleo se transforma en a tiempo completo, el éxito es mucho menor. Y, con todo, aún a ese ritmo de nuevas afiliaciones interanuales, y si no se tuercen las cosas, tardaríamos nada menos que diez años en recuperar el nivel de afiliaciones del año 2007.

Un crecimiento de las afiliaciones a la Seguridad Social que no evita tener que disponer de 5.000 millones de su fondo de reserva para hacer frente a la paga extra de verano de nuestros pensionistas. Es la otra cara de las alegrías que está provocando la tarifa plana de cotización que introdujo el Gobierno y la precarización de las bases de cotización.

En Galicia el cómputo interanual a la altura de junio es demoledor. Porque, aunque la intensidad en reducción del paro registrado es semejante a la media nacional, lo conseguimos con un crecimiento de las afiliaciones al sistema de la Seguridad Social del 0,5 %, mientras que en el conjunto de España esa tasa interanual es del 1,8 %. Menos de la tercera parte. Una reducción gallega intensiva en desanimados y en más carne de emigración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
43 votos

¿Son tan buenos como parecen los datos de empleo?