Baltar nunca estuvo allí


Después de más de veinte años ocupando cargos públicos de máximo nivel (con algún récord del mundo incluido: 16 conserjes en nómina para vigilar una puerta en un centro cultural) Baltar declaró a la jueza que no sabe cómo hay que hacer una contratación, o 104. El guion no se movió una coma de lo que se estila en estos casos, basta ver lo que está desfilando por los juzgados de Lugo. Mientras Baltar se mantenía enchufado a proclamar su inocencia, o su ignorancia, o ambas cosas, que ya es enchufarse, Pedro Puy, portavoz del PP en el Parlamento, quiso dejar claro que el hombre del trombón ni desempeña cargo público ni tan siquiera es «militante activo» del partido. Le faltó a Puy un pelo para anunciar que este señor de pelo blanco, José Luis Baltar Pumar, ni existe, ni existió. Lástima que el expresidente de la Diputación de Ourense no pudiese escucharlo. De haberlo hecho, en un arranque de orgullo baltariano quizás se hubiera animado a declarar a la jueza toda la verdad y nada más que la verdad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

Baltar nunca estuvo allí