Decoro y respeto


Aunque ahora mismo lo conveniente e ideal sería abrir un debate sobre si seguimos con lo que tenemos o damos el salto, nos merendamos este trámite y ya hablamos de la sucesión y de los nuevos tiempos que se nos avecinan. No es bueno tanta merienda, pero como los bipartidistas no están por la labor, pues resulta inútil tratar de cambiar los acontecimientos. Aunque el 70 % de los españoles no la hayan votado y su valoración sea del 3,68 sobre 10.

Tenemos a una persona, cuya designación conocemos desde hace 40 años, para vivir un tiempo nuevo en manos de una «nueva generación», a decir del que se despide, que ha de ser «decididamente mejor». Pero para eso, y para que no nos llevemos sorpresas, convendría firmar un convenio básico de prestación de servicios en el que figurasen algunas condiciones. Porque el país ya no está para extravagancias, informalidades, exhibiciones, ligerezas, cacerías, irresponsabilidades y familias golfas. Sufriendo como sufrimos una crisis institucional, territorial, económica y social, no estamos para más concesiones. Los españoles demostramos ser una sociedad madura, responsable y generosa. Contrariamente a lo que han sido y son nuestros líderes. Estamos huérfanos de liderazgos, de proyectos, de ilusiones; cansados de sufrir desplantes y sinrazones. Y por eso a nadie se le oculta que los tiempos de comprensiones, concesiones y perdones, ya no regresarán. Ayer se abrió un nuevo futuro. No es el que muchos quisiéramos, pero es el que tenemos. En él pasaremos el resto de nuestras vidas. Seamos al menos rigurosos y exijamos decoro y respeto. Es lo mínimo que nos deben.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Tags

Decoro y respeto