Las europeas y la gran coalición

Jaime Miquel
Jaime Miquel AL DÍA

OPINIÓN

14 may 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Será una de las últimas campañas de dos semanas que se celebren porque es un sinsentido para los votantes y para los propios protagonistas. Estamos empezando y el elector medio ya está aburrido de la candidata socialista Elena Valenciano, sobre todo porque lleva dos meses escuchándola y no ha dicho nada nuevo; no convence y así lo han confirmado las encuestas.

Por el contrario, el popular Arias Cañete es un cartel sólido, su discurso es solvente y la persona es poderosa en términos de comunicación; es un buen candidato y, en general, el PP de nuestros días es muy superior al PSOE en el planteamiento de sus compromisos electorales. Incluso resuelven mejor la intromisión de los jarrones chinos de sus partidos en las campañas, porque no es el momento de decirle a González que mientras yo esté aquí no habrá grosse koalition, sobre todo porque ahí estará poco tiempo. Cuando estos valiosos floreros intervienen hay que resolver como Arias Cañete, nunca a la contra, porque tienen predicamento en sus partidos y entre determinados electores, centrales en el caso de González y extremos en el de Aznar. Y naturalmente que se pactará con el PP porque solo suman 176 escaños entre ellos, que le pregunten a Matteo Renzi cómo funciona esto.

Acaba de empezar la campaña electoral y ya lo sabemos todo: que ganará el PP (20-22 actas) por una cabeza de ventaja sobre el PSOE (17-19); a continuación IU/ICV/Anova (5-6) y luego UPyD (3-4). Después, las coaliciones: la Europa de los Pueblos (3), que une a CiU, el PNV y CC, otra liderada por ERC (2) y la que suman EH-Bildu y el BNG (1). Hasta aquí todo más o menos claro, el bipartidismo conseguirá alrededor de 38 de los 54 escaños mientras que IU y UPyD sumarán como mucho diez y los seis restantes ya están asignados a las coaliciones que hemos visto.