Consenso y corrupción


Existe otro consenso fuera del consenso de estos días en torno a la figura de Adolfo Suárez. Es, también, sobre políticos, pero en sentido opuesto. Lo reflejan las encuestas, de Sondaxe al CIS: no es creíble esta clase política, ni hace lo suficiente por serlo, no reacciona ante una desafección que, en fila de a uno, ganaría por goleada a las sentidas colas en torno al Congreso. Uno de los motivos de ese desapego es la impresión, y más que la impresión, de que la corrupción campa a sus anchas por plenos y parlamentos, lugares sagrados en los que solo debería caber el interés público. Los pinchazos de la Pokémon demuestran que no es exactamente así. Y así seguirá siendo, visto el interés cero de quienes están llamados a arreglarlo. O deberían estarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Consenso y corrupción