Imaginando Cataluña


Imaginemos Cataluña gobernada desde el 24 de abril de 1980 por sucesivos Gobiernos serios, eficaces gestores de la cosa pública, preocupados por los ciudadanos y no por los territorios. Y como consecuencia, una Cataluña sin deuda pública, con menos paro que la media nacional, más renta per cápita que ninguna otra comunidad, con la mejor cobertura social, la mejor educación pública, la más puntera investigación, el más eficaz y amplio transporte público, las mejores comunicaciones; vanguardia de la cultura, abierta a todos los vientos, cosmopolita.

Pensemos que los Gobiernos de Pujol, Maragall, Montilla y Mas, en lugar de gobernar solos o en coalición para lo suyo, hubieran sido Ejecutivos para acrecentar esos índices y contribuir a hacer una España más eficaz y con más parte catalana que la mezcla que nos ha gobernado hasta ahora. ¿Se les miraría con respeto y admiración?

Veamos ahora cómo está Cataluña, un territorio en el que sus gobernantes amenazan con irse de España y quedar fuera de la UE, y que, según el informe de Convivencia Cívica de Cataluña, sus principales indicadores señalan: en empleo, con el 16 % de la población de España, acapara el 24 % de todos los empleos destruidos en el país entre el 2005 y el 2012. En comercio exterior, su cuota en las exportaciones españolas ha pasado del 27 % en el 2005, al 25 % en el 2012, el nivel más bajo nunca conocido y acapara el 62 % del déficit de España con el exterior. En nivel de vida y según Eurostat, en Cataluña es en donde más se ha disparado la pobreza en el período 2005-2011. La tasa de población en riesgo de pobreza y exclusión social ha pasado del 16 al 23 %. Es decir, ha aumentado un 40 %, frente al 15 % nacional. En PIB per cápita, entre el 2005 y el 2013 ha crecido en Cataluña un 12 %, y la media española lo ha hecho en un 15 %. Si tomamos 100 como media nacional, Cataluña ha caído del 2005 al 2013 desde los 120 puntos hasta los 117. En deuda pública, en el 2005 Cataluña acumulaba el 23 % de la deuda de las comunidades autónomas. En el 2013, el 27,20 %. Y si se examina la deuda de las empresas públicas, las de la Generalitat tienen la mitad de todas las existentes en España. En coste de la vida, en Cataluña es en donde se ha encarecido más. Según el IPC, ha subido un 25 % en el período 2005-2013, por encima del 23 % nacional. En creación de empresas, Cataluña ha cedido su liderazgo a Madrid. En el 2005 constituyó el 19 % de todas las sociedades mercantiles creadas en España, frente al 18 % madrileño. Pero en 2012, los madrileños fundaron el 21 %, por el 18 % de los catalanes. En inversión extranjera, frente a los 11.700 millones que atrajo Madrid del 2005 al 2012, Cataluña logró 2.700.

¿Por qué muchos catalanes apuestan por esos políticos secesionistas que quieren seguir distrayendo a la opinión pública de su incompetencia para la gestión?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
62 votos

Imaginando Cataluña