Rajoy se frota las manos


Finaliza el desfile del Ejército en el Día de la Fiesta Nacional, que sigo con pasión por televisión, y vemos que Rajoy se frota las manos con bríos. Al instante mi mente vuela a las primeras líneas de Sexus, de Henry Miller, cuya acción también transcurre en sábado y, como el narrador de esta novela, me hago dos preguntas: ¿se frota Rajoy las manos porque, por verlo presidir el desfile, con inmensa sorpresa, acaba de descubrir que el rey, ausente por enfermedad, tiene un hijo del que él nada sabía? ¿Se frota Rajoy las manos porque el presidente está pensando que, a pesar del desguace de los servicios públicos que está perpetrando su Gobierno, el PSOE no remonta? La comentarista nos aclara por qué Rajoy se acaba de frotar las manos: en ese momento hace en Madrid un frío de mil cien demonios. Cortadas las especulaciones con la información del tiempo, disfruto viendo los desfiles militares. Un dato sociológico: no se ven muchas mujeres y las que desfilan lo hacen en las últimas filas. Hay un 12 % de mujeres militares, pero, como en la empresa, ellas encuentran grandes dificultades para alcanzar puestos directivos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Rajoy se frota las manos