Sueños truncados en sangre


L a euforia de laicos, islamistas y coptos unidos que siguió a la caída del régimen de Hosni Mubarak parece muy lejana. Los sueños de los revolucionarios egipcios de una vida mejor se han truncado bañados de sangre. La primavera árabe languidece, y los que nunca creyeron en ella se frotan las manos.

Egipto está ahora en el punto de partida de hace dos años: estado de emergencia y los Hermanos Musulmanes en ciernes de ser ilegalizados. Pero ¿cuál ha sido el error? Muchos y variados, tanto de los islamistas como de la oposición, pero sobre todo por el afán de los militares de seguir en el poder. En el 2011 ya sacrificaron a Mubarak, en un golpe blando agitado por los gritos de la plaza Tahrir, cuando vieron que era la única manera de mantener su estatus y seguir controlando un imperio económico responsable del 40 % del PIB.

La estrategia ahora es demonizar a los islamistas y convertirlos en terroristas. Dos años después, la oposición laica está dividida en su apoyo al Ejército. Los coptos apoyando al régimen ante los incendios que devoran sus iglesias, y los islamista manteniendo su desafío. Una deriva letal en un Oriente Medio donde nada es lo que parece.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Sueños truncados en sangre