El Cuerno de África


A caba de fallecer el primer ministro de Etiopía, Meles Zenawi, que dirigió el Gobierno de este alejado país 21 años con una política prooccidental y gran influencia en la estabilidad estratégica de esta región del sudeste africano, por cuyos mares circulan grandes intereses del mundo industrializado. Etiopía no tiene mar, condición que disfrutan sus vecinos de Eritrea y Somalia, pero es la nación más fuerte de la región y está apoyada por las potencias occidentales, pendientes de mantener la paz en ambas orillas del golfo de Adén, donde se han situado, especialmente en Yemen, importantes grupos de Al Qaida. El nuevo presidente se va a encontrar un país con economía ascendente, pero con problemas internos por grupos insurgentes como el Frente Democrático de Liberación. Meles fue un importante colaborador de la UE contra el terrorismo y la piratería en Somalia. Su desaparición puede iniciar un resurgimiento islamista en la región, con importantes intereses internacionales que afectarían a la responsabilidad de la UE, empeñada en proteger las actividades marítimas de tráfico y pesca. Parece importante apoyar la transición política de Etiopía, para que se mantenga en la misma línea del fallecido presidente, y evitar que este país se convierta en una nueva base para el terrorismo en esa estratégica región del Cuerno de África.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

El Cuerno de África