No los merecemos


Veamos la opinión que nuestros señoritos tienen de quienes les pagamos sus parrandas. Los españoles somos unos manirrotos que vivimos por encima de nuestras posibilidades. Lo del Banco de España es «lamentable». Mafo es un indolente. Los asturianos, unos derrochadores. Los catalanes, insolidarios. Los andaluces, rebeldes. Los del 15-M son unos piojosos que no representan a nadie. Los que se oponen a los recortes, unos insensatos. La oposición, una desleal. Los que los criticamos, unos resentidos. Y ZP, naturalmente, es el causante del terremoto que acabó con la nuclear de Fukushima.

¿Cómo se puede gobernar un país teniendo esta opinión de su ciudadanía e instituciones? ¿Cómo se puede estar pidiendo confianza a los mercados cuando son ellos los primeros que no confían? ¿Cómo es posible que alguien con tal mala opinión quiera liderar esta calamidad de país?

Menos mal que Rato es un patriota que prestó grandes servicios a España; Camps, un hombre honesto, e Iñaki, un mecenas. Porque si no fuera por ellos, este país se iba al garete. Bueno, por ellos y por el esfuerzo del presidente Rajoy tratando de convencer a los demás de lo que ni él mismo está convencido. Y es que somos un desastre. Eso sí, con una clase política que no nos merecemos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
77 votos

No los merecemos