Cocineros en el disparadero


CUATRO cocineros muy conocidos en el País Vasco y en toda España podrían ser acusados de un delito de colaboración con banda terrorista y otro de allegamiento de fondos a ETA. Me temo que para algunos podría resultar ideal que cuatro ciudadanos vascos jugaran el papel ejemplarizante que un día le adjudicó el Gobierno de la nación a la difunta Lola Flores, por irregularidades fiscales.Los hechos políticos no se pueden considerar exclusivamente desde la óptica política, ni siquiera desde la legalidad que los propios representantes de los ciudadanos han creado. Si al incontinente ministro de Defensa le diera por hablar de la Comunidad vasca como lo acaba de hacer de la España de los tiempos de Franco, probablemente podría decir cargado de razón que si en Euskadi expulsamos a los adinerados que han sido objeto de extorsión -consumada o no es otra historia- no quedaban cuatro. Y habría que conocer cuántas veces fueron ciertos los rumores que daban por hecho que la autoridad constituida había mirado para otro lado para conseguir la liberación de algunos secuestrados por ETA. En España es fácil suscribir comentarios condenatorios para la banda terrorista, y no menos sencillo encerrarse en el laboratorio-cocina para inventar platos que hagan las delicias de la ciudadanía... Pero hay una parte de este país en el que eso y cualquier otra actividad normal puede estar condicionada por unos bárbaros que para conseguir su objetivo no dudan en utilizar dinamita o en exigir dávidas que si no llegan a sus manos pueden significar el ajusticiamiento, en su propio lenguaje. Me niego no ya a condenar, ni siquiera a cuestionar, la actitud de Arzak, Arguiñano, Subijana y Berasategui, y no sólo porque la acusación de un etarra tiene siempre escasa credibilidad. No estoy dispuesto a enjuiciar a los cuatro reconocidos cocineros sin conocer su drama humano, sin decir antes una y mil veces que todavía, por ahora, los héroes no se hacen por decreto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Cocineros en el disparadero