Paz por reacción


UNO YA no sabe de dónde viene este pacifismo de los españoles. Pones la tele, el lunes, a eso de las diez, y aquello es un mar de sopapos. En la Primera, esa teleserie en la que unas supuestamente jóvenes habitantes de una casa casi se matan por unos amores que no valen ni un codazo; en La Dos, Oliver Twist , de David Lean, magnífica película en la que un chavalín se come más capones que toda la población de Vilalba en Navidad; en la TVG, Michael Collins , no tan magnífica película en la que se ha gastado pólvora como para hacer cuatro semanas de Fallas; en A3, serial infumable de asesinato político americano; en Tele 5, reality show con las tortas apenas impedidas entre una bruja profesional y otra amateur , pero a la que fácilmente le convalidarían la mitad de la carrera, y en Canal+, por fin, película de una chica norteamericana que se aburría en casa y se fue a Berlín a meterse en el Ejército Rojo. En este ambiente, ¿cómo conseguimos los españoles ser tan mayoritariamente pacifistas? ¿Será por reacción?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Paz por reacción