Horizontes de oportunidades


LO HA DICHO Xosé Manuel Beiras: la crisis del Prestige abre un horizonte de oportunidades para la política gallega. Y están pasando cosas que corroboran esta impresión, como el hecho de que por primera vez en la vida democrática gallega, un dirigente del PSOE reconozca que aceptaría ir de segundo tras el BNG para conformar una alternativa a la derecha. Una posibilidad que podría ser apetecible para los potenciales electores que desean el inicio de un nuevo ciclo político en Galicia. Este planteamiento llevado hasta sus últimas consecuencias podría suponer (lejana hipótesis pero no descartable a priori) una posible alianza pre-electoral entre los partidos de la oposición de forma que la acumulación de la fuerza de sus votos les aseguraría la victoria en el escenario político post-fraguiano.Pero aún hay otra oportunidad -y ésta parece menos remota- que sitúa la pelota en el tejado del PP. De no convocarse elecciones anticipadas y si Manuel Fraga, pese a su decidida apuesta por competir con los centenarios y resistentes árboles de boj, tuviera que abandonar la política activa por imperativos ajenos a su voluntad, habría de producirse un relevo en la Xunta dentro de una legislatura a la que aún le quedan tres años de vida. Para ese supuesto la ley prevé que el futuro presidente sea diputado electo y con asiento en el Pazo do Hórreo. Evidentemente, dado el reparto de escaños salido de las últimas elecciones autonómicas, la presidencia volvería a recaer en el PP. ¿Hay alguien en mejor posición que José Cuiña para alzarse con el premio si ese momento se llegara a producir? El ex-conselleiro sabe que si aguanta el tirón, el tiempo juega a su favor y tal vez le llegue la oportunidahd con que tanto soñó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Horizontes de oportunidades