Subcampeonato con sabor a miel

Pedro Burgo acabó en el segundo puesto del Nacional de ralis de asfalto en una temporada marcada por los cambios de reglamentación


Lugo / La Voz

El Campeonato de España de ralis de asfalto tuvo a Cristian García como dominador claro. Al mando de un Mitsubishi Lancer Evo X, logró la victoria en siete de las diez carreras de las que constó la competición. Con ello, se hizo con el título de manera inapelable. Pedro Burgo, por su parte, alcanzó el segundo puesto en la general. «A tenor de cómo ha ido la temporada, estoy muy contento», afirma el piloto lucense.

El Campeonato de España estuvo marcado por los cambios que se produjeron en la reglamentación y que lastraron a la marca Porsche, tradicional dominadora durante las últimas temporadas. Esta circunstancia penalizó a Burgo, quien, sin embargo, mantuvo la apuesta por la marca alemana.

El piloto lucense reconoce que, al volante de un Porsche, la tarea de codearse con los mejores en cada carrera fue complicada: «Cambiaron el reglamento dos semanas antes de que empezase el campeonato y a muchos nos cogieron con el coche listo y los planes hechos. De hecho, a nosotros nos cogió con el pie cambiado. Tuvimos suerte de pelear con los más rápidos, pero el Porsche perdió muchísima potencia. Ni siquiera este fin de semana en Madrid fue competitivo. La limitación que le fue impuesta fue exagerada y ni siquiera fue el vehículo más rápido en el circuito de El Jarama».

Pese a las dificultades con las que tuvo que lidiar por el cambio de reglamentación, Burgo recopiló buenos resultados a lo largo de la presente campaña. En las ocho pruebas que finalizó, acumuló cinco terceros puestos y tres quintos. «Corrimos todo lo que pudimos y tengo que decir que la temporada salió bien a pesar de las limitaciones», explica el piloto.

Planes de futuro

Pedro Burgo se aseguró el subcampeonato de España en la prueba disputada el fin de semana en Madrid. El piloto lucense se desplazó a la capital como espectador. Su mirada está puesta ya en la temporada 2017. Lo que parece claro es que Burgo no repetirá al volante del Porsche. «Estamos trabajando en varios frentes y esperamos cerrar alguna cosa próximamente», comenta el lucense.

Una de las asignaturas que aún tiene pendiente es la de conseguir el título de campeón de España. No obstante, prefiere no marcarse objetivos cuando aún restan más de tres meses para que empiece el nuevo curso. «Todo dependerá del coche con el que corramos y del presupuesto del que dispongamos», manifiesta.

Plata júnior y tercera plaza en R2 para Roberto Blach hijo antes de dar el salto

Roberto Blach hijo repitió plata en el Nacional júnior con todavía dos años por delante en esta categoría de edad. Blach fue, además, el primer piloto privado en R2, donde acabó tercero solo superado por los dos Opel oficiales. Tras estos resultados, el coruñés se plantea ir a por el Nacional de R2 la próxima campaña, continuar su formación, y tener más presencia en el Nacional de tierra. «Estoy contento con mi temporada. Hemos sido muy regulares durante todo el año. A veces preferimos no arriesgar demasiado para seguir aprendiendo», dijo.

Sergio Vallejo mandó con autoridad en la categoría R5

El Campeonato de España finalizó con buen sabor de boca para Sergio Vallejo. El lobo de Meira cerró la temporada con una brillante segunda posición en Madrid. Fue después de mantener una dura pugna con Solans y Cristian García.

Pero, más allá de resultados puntuales, la campaña de Sergio Vallejo obtuvo un merecido premio. El de Meira se proclamó campeón de la categoría R5. Al volante de su Citroen DS3, no participó en las dos carreras celebradas en Canarias. Pero se desempeñó con solvencia en cada una de sus comparecencias, solo empañadas por los dos abandonos en Asturias. Se hizo con el título con una enorme ventaja sobre sus perseguidores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Subcampeonato con sabor a miel