La mano invisible de la exportación

Una multinacional líder en logística apuesta por Galicia para ubicar dos de sus sedes. Alimentos y material sanitario son ahora los sectores en los que están centrados


Son el colaborador discreto de las operaciones de compraventa internacionales. El canal que posibilita que pymes gallegas puedan llevar sus productos a nuestras antípodas. Las empresas de logística constituyen el 4 % del producto interior de bruto de Galicia, donde los últimos cálculos de Instituto Galego de Estatística (IGE) apuntan que generan unos 50.000 empleos en cerca de 12.000 empresas vinculadas. Cuando se preparaban para lo que creían que era su mayor reto, el brexit, con permiso del cambio climático y la huella de carbono, estalló la pandemia del coronavirus. «El reparto de mercancías sanitarias o farmacéuticas y el de alimentos ha cambiado las prioridades a nivel gubernamental y empresarial», destaca Iago Moreno, el gerente de una de estas compañías en la comunidad.

Moreno lidera el brazo gallego de la multinacional alemana Schenker, fundada en Viena en 1892. Su equipo abarca desde transportistas a ingenieros especializados en aplicaciones de I+D+i en la conservación de productos o monitorización de los envíos. «Somos una empresa relativamente joven en Galicia. Hace poco más de una década que estamos en Vigo y llevamos menos de seis años en A Coruña. En Lugo y Ourense operamos a través de dos socios», cuenta el gerente. La plantilla gallega del líder logístico mundial suma un centenar de trabajadores, incluyendo al personal externo.

En esta esquina de la Península «el peso de la logística es indiscutible. Resulta vital para el buen funcionamiento de las cadenas de suministro y para posicionar los productos primarios e industriales de la región en los mercados exteriores», dice Moreno, que insiste en la visión estratégica del noroeste frente a la idea extendida de su carácter periférico. «La industria gallega tiene un carácter muy global, con exportaciones e importaciones a todos los países del mundo», defiende.

El «big data» al volante

Trasladan las exportaciones y también las importaciones, en Galicia, básicamente de países como Marruecos, Turquía y China, por tierra, mar y aire. Un oficio que hoy no se entiende sin la tecnología. «El departamento de innovación está volcado con el desarrollo de soluciones disruptivas como el blockchain o la inteligencia artificial (IA) para garantizar un proceso sin fisuras. Ya disponemos de métodos fiables que rastrean y monitorizan mercancías sensibles o perecederas alrededor de todo el globo para su almacenamiento y conservación», describe.

Aunque sostiene que han mantenido al 100 % su capacidad logística de contratos y transporte a nivel mundial, desde hace unas semanas todo lo que no es «esencial» está en un segundo plano. «El cierre de comercios, astilleros y empresas de la automoción provocó que el transporte de estos productos decreciese cerca del 80 %», hace balance.

Mientras, «la demanda de productos básicos aumentó drásticamente». En el campo alimentario y en el sanitario. Surten a hospitales, centros médicos y residencias de material de protección. Al igual que en el brexit, con la pandemia son también «los productos con mayor valor económico los que mejor y más fácilmente se adaptan a estas variaciones», pronostica.

La dependencia de la Eurozona es un hándicap. «Asia, los países de Europa del Norte o las economías emergentes del Este son grandes alternativas de crecimiento para los productos gallegos. En diciembre agregamos ocho nuevas representaciones directas en el Cáucaso y Asia Central», destaca.

«La capacidad de abrir al exterior nuestros productos y servicios se ha convertido en una verdadera necesidad para acortar el proceso de recuperación posterior a la crisis del covid-19», confía el responsable de Schenker en Galicia. Consciente de que son un sector «crítico» en esta crisis, cree que los cambios en la economía mundial deben interpretarse como un acicate.

iago moreno gerente de Schenker en Vigo y a Coruña

«Estamos volcados con los test de diagnóstico desde Asia» 

«Como gallego, reconozco que muchas veces no somos conscientes de la importancia y reconocimiento que tienen nuestros productos en otras partes del mundo», confiesa Iago Moreno, el gerente de la delegación de Schenker en Galicia. Está al frente de un equipo con técnicos en aduanas e internacionalización. Tienen clientes del textil, la automoción, metalurgia, congelados, conservas, vinos, lácteos, cárnicos o las tecnologías de la información en la comunidad. En el mundo, el grupo está presente en 130 países.

La pandemia ha supuesto un giro de 180 grados. «Nos hemos volcado con el transporte de test de diagnóstico desde Asia a diferentes territorios, pero también hemos colaborado en el reparto de mascarillas, protectores faciales y EPI aquí en Alemania, Francia o Italia, por ejemplo, y hemos ayudado a gestionar mercancías en centros de atención esenciales, como el hospital temporal de Ifema o un hospital de campaña que recientemente se ha impulsado en Hannover», subraya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La mano invisible de la exportación