Ana Oróns Mata: «Nuestro gran reto es la segunda transformación»

Ana F. Cuba REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Esta ingeniera está al frente de la federación de aserraderos y rematantes, que aglutina a 350 empresas. La guerra arancelaria de Estados Unidos y China genera incertidumbre en un sector con buenas perspectivas de futuro, como «uno de los principales actores de la economía circular»

03 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ana Oróns Mata (Zas, 1972) es ingeniera agrónoma, especializada en mecanización y construcción rural. Estudió en la USC, en el campus de Lugo, y su trayectoria profesional ha discurrido en empresas públicas (Tragsa) y privadas, todas vinculadas «a sectores muy apegados al territorio» y siempre en el ámbito de la gestión y las relaciones institucionales. Ahora compagina la secretaría general de la Federación Empresarial de Aserraderos y Rematantes de Madera de Galicia (Fearmaga) y la dirección del Grupo Galego de Certificación Forestal e Cadea de Custodia. «Tengo una mente ingenieril -confiesa- que me ha ayudado en situaciones excepcionales que viví, como la crisis de las vacas locas o el Prestige».

-¿Qué es Fearmaga?

-Somos una organización sin ánimo de lucro, con 350 empresas de toda Galicia y alguna de Portugal vinculadas. Nuestro objetivo es representar y defender los intereses de rematantes y aserraderos, socios y no socios, porque somos patronal, y las negociaciones y logros que conseguimos repercuten en todo el sector [...]. Aparte de las relaciones institucionales y las negociaciones políticas que afectan al sector, otro de los roles que jugamos es el de informar a los socios de las tendencias de mercado y consumo, para que puedan tomar decisiones de futuro y orientar su negocio. Y también la formación, mostrarles los nuevos sistemas de trabajo y producción.

-Todo esto en Galicia, una potencia forestal.

-En cuanto a producción forestal, somos la potencia. Galicia aporta el 50 % de la madera que se produce en España. También somos líderes en la primera transformación, los aserraderos que comercializan esa madera a empresas de segunda transformación, aportando el 43 % de todo el producto elaborado.