«El libre mercado, a veces, también nos beneficia»


Redacción / La Voz

Su gremio está en estos momentos en el epicentro del conflicto de las aerolíneas. El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas admite movimientos entre los empleados de las compañías.

-¿A Ryanair le vuelan los pilotos?

-Sí, hay trasvase de pilotos, pero también de otras compañías a Ryanair.

-Muchos han fichado por aerolíneas de la competencia...

-Nos llegan muchas quejas y nos consta que bastante gente ha abandonado la empresa. El libre mercado funciona en los dos sentidos, a veces, también nos beneficia.

-¿Los billetes baratos son sinónimo de precariedad laboral?

- No necesariamente, aunque hay una relación. No es el modelo de negocio, sino cómo lo gestionas. El low cost es razonable si no se lleva a los extremos a los que determinadas empresas llegan.

-Por ejemplo, ¿Ryanair?

-La falta de estabilidad, los empleos atípicos que evitan la relación laboral directa, no son para nada exclusiva suya.

-¿Se atreve a darnos un ejemplo de buenas prácticas?

-Hasta donde sabemos, Easy Jet. Contratos indefinidos, sistemas de movilidad, niveles salariales razonables…

-Con tanta demanda, ¿hay pilotos en el paro?

-Creció la demanda de pilotos experimentados. Pilotos iniciales, que aún no han conseguido su primer puesto de trabajo, hay muchísimos.

-¿Las low cost han empeorado la vida del gremio?

-Quienes más sufren son los pilotos iniciales. Sus condiciones son muchísimo más inferiores a las de antes de la crisis. Para un principiante un salario normal está entre los 30.000 y los 35.000 euros brutos anuales. Los hay peores.

-¿Cuesta amortizar el desembolso que supone hacerse piloto?

-Sí. Supone un esfuerzo importante, gravoso. El curso reconocido por la Agencia Europea no baja de los 80.000 o 90.000 euros. Luego viene la habilitación de tipo, la especialización. Entre unos 20.000 o 60.000 euros, depende del avión y la escuela. Históricamente, la asumían las compañías. Ahora lo tienes que asumir tú.

Votación
0 votos
Comentarios

«El libre mercado, a veces, también nos beneficia»