Un plan multianual a tres bandas contra los descartes de xarda

FREMSS propone que España, Portugal y Francia compartan la gestión del «stock» y un aumento de cuota

.

Redacción / la voz

El veto a los descartes está agriando todavía más la ya difícil situación del sector pesquero. La Fundación Rendemento Económico Mínimo Sostible e Social (FREMSS) ha lanzado una propuesta para intentar aliviar ese ahogo con la esperanza de que Bruselas se apiade de una flota sometida cada año que pasa a más y más restricciones.

La organización ha puesto el foco en los descartes de caballa, ya que resulta casi imposible no capturarla de forma accidental en el caladero del Cantábrico y Noroeste de lo que abunda, sobre todo en su período de máxima explosividad, esto es, entre marzo y abril, durante su migración por esa costa. Su presencia entonces es tan predominante que casi es «la única especie que se puede capturar», explica Torcuato Teixeira, secretario de FREMSS, que firma la petición.

La propuesta para convivir con la obligación de desembarque consiste en que España, Francia y Portugal, los tres países afectados por la pesquería en el caladero, elaboren un plan de gestión conjunta y a varios años para la xarda que se captura en las zonas VIIIc y IXa, dotado, además, con un mínimo de 40.000 toneladas anuales más de cuota que en la actualidad. Se obtendrían a costa de flexibilizar el porcentaje de mortandad por pesca para todo el stock. «Se trata de crear estabilidad durante un tiempo determinado», resume Teixeira.

España dispone ahora de 36.000 toneladas, el 82 % del total. El incremento daría un respiro a unos topes actuales que dejan poco margen para esquivar la especie. Sobre todo para la flota de arrastre de fondo que faena en el Cantábrico-Noroeste, que soporta un elevado número de descartes de caballa, según destaca Teixeira. «Es evidente que un aumento mínimo de 40.000 toneladas para la zona de gestión de este plan facilitaría la optimización de las capturas de esta especie, y posibilitaría que los buques que hayan agotado su cuota de caballa tuviesen suficiente recurso para mantener las empresas y puestos de trabajo en zonas altamente dependientes de estas pesquerías», resalta FREMSS.

Pero mientras ese plan a tres bandas y a varios años no entra en vigor, la propia fundación propone una solución transitoria. Consiste en suspender temporalmente el régimen de totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas para toda la flota durante ese período de explosión de la xarda. O sea, durante los meses de marzo y abril, los barcos quedarían liberados. En esa época, «o mar está cheo de xarda, e se non tes cota, tes que marchar do Cantábrico», destacó Teixeira.

Con ello «evitaríamos el estrangulamiento y la paralización de la actividad pesquera por aplicación de la obligación de desembarque». Torcuato Teixeira avanzó que estas propuestas fueron formuladas ya en el Consello Consultivo Sur y que hoy harán lo propio en la mesa de pelágicos de FREMSS.

Votación
1 votos
Comentarios

Un plan multianual a tres bandas contra los descartes de xarda