La extracción de mejilla provoca un choque entre percebeiros y bateeiros

Cofradías de la Costa da Morte rechazan la retirada de cría de mejillón en sus rocas

.
t. longueira
cee, carballo / la voz

La convivencia de percebeiros y productores de mejillón ha generado fricciones en muchos momentos, a cuenta de la extracción de cría para las bateas en las mismas zonas donde los mariscadores obtienen su percebe. Y ese enfrentamiento se ha reactivado en la Costa da Morte. La cofradía de Corme, respaldada por otras de la comarca, pretende, directamente, impedir la retirada de mejilla en sus rocas más emblemáticas, como las de O Roncudo, por más que se trate de una actividad legal, permitida y regulada por la Xunta. Alegan que se afectan de manera grave sus bancos.

«Arramplan con todo o que hai, levan sacos e sacos cheos con total impunidade», se queja Mari Carmen Suárez Baneira, patrona mayor de Corme, donde incluso reclamaron la presencia de la Guardia Civil la semana pasada para que levantase acta.

Una visión que no comparten para nada desde el colectivo bateeiro, porque, según explica el presidente de la Organización de Produtores de Mexillón de Galicia (Opmega), Ricardo Herbón González, «nas rochas que están poboadas de percebe non pega a cría de mexillón».

En la Costa da Morte los ánimos están caldeados. En Corme le han pedido un informe a la Xunta y otro a la propia bióloga de la cofradía sobre los efectos de esta actividad sobre los bancos. «Chamei á consellería para explicarlles o que pasa. Creo que hai que regular este tipo de actuacións, xa que mentres nós temos O Roncudo pechado todo o ano para abrilo tres días en xullo e outros tres en decembro, outros veñen de Rianxo a apañar todo canto hai de mexilla. Logo pasa o que pasa, que nós quedamos sen percebe, que é un dos principais recursos dos que vivimos moitas familias de Corme», se queja Suárez Baneira, en una línea que respaldan otros compañeros de la zona, como el patrón mayor de Camelle, Xoán Xosé Bermúdez, o el de Fisterra, Manuel Martínez. De hecho, este último asegura que ya tuvieron un problema similar, y gordo, en el 2003, que motivó una reunión en la Xunta al respecto. Lo mismo que ahora pide Martínez: «Sentarse e falar».

Sin embargo, el presidente de los mejilloneros gallegos considera que la polémica está fuera de lugar y desenfocada. «Non tivemos problemas noutras zonas que tamén son de percebe, como Aguiño, e en todos os controis que se fan, que os hai e os mesmos gardapesca das confrarías che poden abrir os sacos, nunca apareceu percebe, precisamente porque non medran exactamente nos mesmos sitios: a cría quere pedras algo máis abrigadas que o percebe, onde o mar bate moito non agarra», insiste.

Es más, Herbón señala que «nas zonas onde coincide algo déixase atrás [el percebe], procúrase respectalo porque é algo do que vive outra xente». Recalca que no les interesa -él también trabaja en la extracción de mejilla- llevarse percebes porque les dificulta el procesado de la cría «e pódeste complicar a vida porque che poden poñer unha multa».

La Consellería do Mar, preguntada al respecto, aclara que los permisos de extracción de mejilla son nominales y que existe autorización para ello en toda Galicia a excepto de los parques naturales y la reserva marina de Lira.

La escasez de recurso contribuye a alimentar la polémica, aunque se deba a otras causas

Profesionales del sector de la Costa da Morte, al margen de lo que opinan oficialmente las cofradías, desmienten la visión de los bateeiros porque, por su experiencia, saben que existen muchos zonas del litoral de la comarca donde ambas especies crecen juntas y consideran que la manera de extraer la mejilla no es para nada selectiva y se lleva también los percebes.

Al margen de esta circunstancia, la polémica está, en parte, influida por la escasez de recurso, porque en varias de las zonas marisqueras más importantes están constatando que la campaña de Semana Santa que se avecina, y sobre todo la del verano, no va a ser precisamente boyante. La falta de temporales y de mar de fondo durante el 2017, como explican en Corme, hizo que el percebe no criara como se esperaba y, por tanto, un recurso fundamental en la localidad que cuidan con mimo está por debajo de los niveles ansiados, en cantidad y, sobre todo, en tamaño. De hecho en Muxía tienen abierta otra disputa de ámbito local entre los profesionales que pretenden faenar más días ahora y los que defienden guardar más producto y días hábiles para las épocas en las que la cotización es más elevada.

El propio presidente de los mejilloneros también cree que esta realidad tiene algo que ver, «porque nalgunhas zonas aumentou moitísimo e noutras, ao mellor, descendeu. Iso tamén nos pasa a nós, porque dependemos da natureza, pero non se pode buscar culpables onde non os hai», concluye Herbón.

Votación
6 votos
Comentarios

La extracción de mejilla provoca un choque entre percebeiros y bateeiros