Una carretera que estuvo en la élite y que conserva su función

La LU-541 fue una de las principales de España por su anchura y mantiene su papel como arteria comarcal importante


VILALBA / LA VOZ

«Hemos venido rodando sobre la carretera más ancha de España hasta no hace más de dos lustros: la construida por Carlos III para llevar al Ferrol las maderas de estos bosques comol materia prima para los galeones, fragatas y corbetas de aquella marina más tarde destrozada en Trafalgar». Quien así escribía, en 1971, era Narciso Peinado en una de las páginas de la Guía monumental y artística de la provincia de Lugo, dentro de la parte dedicada a la Terra Chá.

La carretera era la de Rábade a Vilalba, que entonces se denominaba C-641 y hoy es LU-541. El automovilista non tiene por qué saber que fue decisivo el impulso de un rey para la construcción de la vía, pero en un simple viaje se observa que aún es una carretera decisiva en la comunicación interna de la Terra Chá y de esta comarca y de parte de A Mariña con Lugo.

La anchura de la carretera no solo se conserva, sino que además aparece como un detalle decisivo para obras realizadas en los últimos años en distintos puntos. En Noche (Vilalba) se construyó una raqueta para facilitar las maniobras de los vehículos en una zona en la que la carretera discurre entre casas. Unos kilómetros más adelante en sentido Rábade, se dio más amplitud al cruce con la vía que va a la parroquia de Xoibán, también del municipio vilalbés, con lo que mejoró una intersección que destacaba por su escasa visibilidad. En Trobo y Gaibor (Begonte) se amplió la calzada, una actuación con la que se pretendía aumentar la seguridad vial en una zona con varios cambios de rasante cerca de casas, escenario de diversos accidentes hace años.

Tanto camiones como turismos circulan a diario por la vía, que casi al lado o cerca de sus márgenes tiene, en distintos tramos, construcciones y negocios de todo tipo ?iglesias, cementerios, gasolineras, restaurantes...?, así como prados y fincas de maíz. El firme se conserva por lo general en buen estado, aunque la señalización horizontal tiene algún deterioro. Por otro lado, las mejoras han ido acompañadas de unas mejores condiciones de seguridad, aunque algunos tramos han destacado en los últimos años como lugares de accidentes causados por irrupción de fauna salvaje en la calzada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una carretera que estuvo en la élite y que conserva su función