Una aldea de Outeiro de Rei convertida en cuento

Tania Taboada
tania taboada LUGO / LA VOZ

OUTEIRO DE REI

Óscar Cela

Señales y cabinas de radar, con hormigas como protagonistas, destacan en un tramo de un kilómetro de carretera

28 oct 2017 . Actualizado a las 00:24 h.

Quería hacer de su parroquia un especial atractivo turístico y desde luego que lo está consiguiendo porque la historia que tiene montada en San Clodio, Outeiro de Rei, -con hormigas como protagonistas y elaboradas con plásticos de silo-, no pasa desapercibida para ningún conductor que circule por ese tramo de un kilómetro de recorrido.

José Ramón Rodríguez Iglesias, ingeniero de profesión y de 45 años de edad, decidió recrear su lugar natal en un cuento. Reside con su madre y ambos regentan una explotación ganadera. Está claro que a este ganadero lo caracteriza su ingenuidad, pero también es cierto que dispone de tiempo. «Son un defensor de adecentar o medio rural, de coidalo para mantelo vivo e bonito. Este verán tiven a idea de converter esta zona nun conto. Botei imaxinación e coa axuda dun neno pequeno, que veu pasar aquí as vacacións, e doutros veciños, empezamos a elaborar pezas con material reciclado. Unha vez construídas, fómolas instalando á beira da estrada», explicó José Ramón, que a día de hoy ya tiene colocadas más de una decena de figuras a un lado de la vía. 

Diversa señalización

Señalizaciones oficiales indican el lugar, pero teniendo en cuenta su iniciativa, el primer cartel identificador que uno se encuentra al llegar a la parroquia de San Clodio es el de «Érase una vez». Es entrar y a continuación ya se pueden observar señales identificadoras de zona escolar, un colegio, límites de velocidad, una cabina de radar, vehículos de Tráfico, un agente haciendo un control de alcoholemia.... Y así, hasta llegar a un autobús en el que viajan varias hormigas. Todas estas figuras están hechas con material reciclado, como plásticos, latas, bidones, neumáticos...