Riadas de gente en la Feira de Santos

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

MONTERROSO

La tradicional cita del 1 de noviembre en Monterroso recuperó el pulso tras el parón del año pasado

01 nov 2021 . Actualizado a las 16:41 h.

Riadas de gente, colas kilométricas, «leirapárkings», olor a churros y churrasco flotando en el aire, vendedores reivindicando la calidad de su género, patrullas de agentes vigilando el recinto. Tras el parón obligatorio por la pandemia, la Feira de Santos de Monterroso recuperó este primero de noviembre el pulso, y lo hizo por todo lo alto. Con miles de personas serpenteando entre los puestos, preguntando precios, catando alimentos y, en general, ganando un poco más de terreno a la normalidad.

Darse una vuelta por la Feira de Santos es como zambullirse en un centro comercial de los productos de la tierra en el que puedes encontrar casi de todo a lo largo de los más de 200 puestos instalados. Lo mismo compras un paraguas a tres euros que disfrutas de unos tragos de sidra bajo un toldo o te compras un cortacésped. Pero los productos de temporada, y especialmente los apegados a la Ulloa, son los grandes protagonistas. Al amparo de la cúpula, este 1 de noviembre uno podía llevarse para casa botes de miel casera a siete u ocho euros, castañas a tres euros el kilo o nueces a cuatro. También queso Arzúa Ulloa a cinco euros. Carne, jamones, embutidos, empanadas, ropa, calzado, artesanía, productos de panadería... la lista es interminable, casi tanto como la marea de gente, aunque los veteranos dicen que ha habido años mejores. 

Porque, como dice el dicho, cada uno ve la feria como le va en ella. «Hai moita xente, pero menos ca outros anos», comentaba un comerciante de quesos y miel, «pero non nos podemos queixar, o que máis o que menos, vai picando». Diferente veía la jornada una vendedora de castañas, que aseguraba que «hai xente, pero non compra».