Fomento presenta un plan inconcreto para acercar Lugo al AVE, que sí llegará a Ourense

Las mejoras que propone para 2021 apenas servirán para reducir el viaje entre las dos ciudades gallegas


lugo / la voz

El 4 de abril del 2017, los presupuestos del Estado aclararon por primera vez desde que gobierna el PP en Madrid algunas intenciones sobre qué se quería hacer con la línea férrea Lugo-Ourense. El discurso de «alta velocidad a Lugo» o de «AVE a Lugo» se caía por completo para pasar a ser «la conexión de la provincia con la alta velocidad». En esa fecha se hablaba de unos 640 millones, hasta el 2021, para la renovación y variantes de la vía de Lugo a Monforte y su electrificación. Faltaban por concretar qué se hacía entre la ciudad del Cabe y Ourense. Una propuesta realista, como había presentado un año antes el Eixo Atlántico.

El plan que presentó ayer el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para esta vía poco más avanza que las previsiones que los presupuestos marcaron y que en posteriores fechas fueron hablando diversos portavoces y cargos del PP: presidente de Adif, José Manuel Barreiro o el propio Feijoo. Estos dos últimos dirigentes incluso se aventuraron a decir que Lugo tiene que estar conectado con Madrid en el entorno de las tres horas de viaje. Con el programa presentado ayer por el Gobierno será muy difícil.

«Todo lo que se anunció ayer ya estaba previsto, por eso lo importante es que se pongan cuanto antes a demostrarlo en el BOE», explicaba ayer el ingeniero y experto en ferrocarriles Xosé Carlos Fernández cuando se le preguntaba sobre qué le parecía la propuesta defendida por el ministro de Fomento.

Las dos grandes novedades que propuso Íñigo de la Serna ante un abarrotado salón de la Subdelegación del Gobierno fueron la fecha del 2021 para renovar la vía férrea, suprimir 36 pasos a nivel y electrificar toda la línea y una estimación de tiempo de viaje entre Lugo y Madrid de tres horas y 47 minutos.

Más allá de estas dos cifras, de momento serían elucubraciones que variarán en función de los recorridos que se decidan para las variantes y, quizás lo más importante, de la voluntad política de ejecutarlas. Una de las decisiones más trascendentales será decidir si las variantes de Peares, Canabal y Rubián se hacen con plataforma de doble vía, como se hizo la de Láncara, o una única vía. El coste es muy diferente, pero también las posibilidades de mejora de los tiempos de viaje y de la seguridad ferroviaria serían distintas.

Horizonte, 2030

Bajar de las seis horas y media que dura el viaje entre Lugo y Madrid a tres horas y 47 minutos apenas se deberá a la reducción de pasos a nivel y mejora de la vía férrea que propone Fomento para el 2021, sino más bien a la llegada del AVE a Ourense, cuyo tiempo de viaje estimado con la capital de España será de unas dos horas y cuarto. Conseguir bajar de tres horas y 47 minutos al entorno de las tres horas y cuarto o incluso las tres horas dependerá de cuándo se finalicen las citadas variantes y de si se hacen con doble vía o no. Pero la ejecución de estas complejas obras, que superan los mil millones de euros, será muy difícil que se terminen en la próxima década, no antes del 2030. Si para ejecutar siete kilómetros de la variante de Láncara, cuya dificultad es muy inferior a la de construir la de Os Peares, se necesitó más de una década, los cálculos sobre cuándo Lugo y Madrid estén en tres horas son complicados.

De momento, habrá que estar atento en los próximos meses al BOE. Fomento tiene pendiente de licitar los proyectos de 36 pasos a nivel y a partir de ahí la adjudicataria tendrá diez meses para hacerlos. La redacción del proyecto para reformar la vía tiene de plazo un año. Además, Fomento está haciendo gestiones con Industria para las autorizaciones que permitan la electrificación de Lugo a Monforte y aumentar la potencia de Monforte a Ourense, cuyo coste será de 1,7 millones El horizonte más cercano es el 2021.

El Eixo Atlántico destaca que es una buena noticia, pero recuerda que el objetivo son 3 horas

El secretario xeral del Eixo Atlántico, Xoán V. Mao, señaló que el anuncio hecho ayer por el ministro era una buena noticia y confirmaba el estudio que presentó este organismo hace dos años con el apoyo de los concellos y de la Diputación y que habían tenido éxito las reivindicaciones de los colectivos vecinales.

Eso sí, Mao echó en falta dos cuestiones. Por una parte afirma que no se habla en el proyecto de la variante de Monforte y, además, considera que el objetivo final que se tiene que alcanzar es trenes que puedan llegar antes que las tres horas y 47 minutos que se marcan para el 2021. «Nuestras estimaciones nos indican que se puede llegar a las tres horas y 15 minutos».

BOE

Lo presentado ayer, aunque pueda parecer poco, será algo si finalmente se consigue hacer en el tiempo que se marcó el Gobierno: 2021. Pero las palabras que dijo ayer el ministro tendrán que reflejarse en las próximas semanas en el BOE, el lugar donde quedan retratadas las intenciones de cualquier gobernante. La pena es que se hayan dado tantas vueltas para acabar con una propuesta que ya se hizo en el año 2000.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Fomento presenta un plan inconcreto para acercar Lugo al AVE, que sí llegará a Ourense