Campos encharcados y una cosecha de ensilado todavía sin poder recoger

la voz

Que nunca llueve a gusto de todos es algo que no por sabido debe dejar de recordarse en estas semanas, en las que las lluvias aún se notan, puesto que la imagen de prados encharcados puede verse en comarcas como la Terra Chá. Y aunque los avances técnicos han modernizado y aliviado el trabajo, algunas cosechas tienen un éxito vinculado a la dosis razonablemente exacta de agua y de sequía.

El agua que encharca campos chairegos afecta ahora, de manera clara, al primer ensilado del año, que podría efectuarse dentro de varias semanas si las condiciones fuesen las normales. Sin embargo, la hierba que se iba a recoger a finales de abril no llegará a los almacenes en las mismas fechas, puesto que aún está pendiente de aplicarse una fase de abono. «Haberá que esperar unha semana ou dúas», comentó ayer Agustín López, ganadero de Matodoso (Castro de Rei).

Por otro lado, el maíz, el otro cultivo que completa la despensa lograda por los ganaderos procedente de sus propias fincas, no ha iniciado todavía su ciclo. Los trabajos de la cosecha no comienzan hasta mayo, por lo que se cree que aún hay tiempo más que suficiente para que la tierra se recupere de la actual abundancia de agua.

Buenos grelos

Los grelos, mientras tanto, están llegando al final de su ciclo anual tras una campaña que parece haber sido buena, con un invierno que ha sido ajeno a los rigores de otras ocasiones y que ha favorecido un buen cultivo. Todavía queda algo lejos -aproximadamente falta un mes para la siembra- el inicio de la temporada de la patata en comarcas como Terra Chá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Campos encharcados y una cosecha de ensilado todavía sin poder recoger