La causa judicial por la situación de la residencia de ancianos de A Fonsagrada determinará si hubo maltrato

La jueza tomó declaración como investigados a siete profesionales del centro

Imagen del traslado de los ancianos
Imagen del traslado de los ancianos

redacción / la voz

La causa procesal abierta contra la residencia de A Fonsagrada (Lugo) tratará de determinar si existió «maltrato habitual y continuado» a los residentes de las viviendas tuteladas de Burón I y Burón II, que la Xunta clausuró la semana pasada. Tras la sesión en el Juzgado de Instrucción de A Fonsagrada para la toma de declaraciones de once personas, la jueza determinó que la causa sigue en fase instrucción para aclarar si los 29 usuarios de los dos centros sufrieron maltrato y si hubo un delito contra los derechos de los trabajadores.

Ya declararon ante la jueza cuatro trabajadoras y tres personas vinculadas con la dirección del centro en calidad de investigadas, según confirmaron fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

También precisaron que la magistrada tomó la decisión de que las siete personas citadas declarasen como investigadas para «una mejor garantía de sus derechos». Durante la misma sesión, también se ha tomado declaración como testigos a otros cuatro profesionales del ámbito de la geriatría y gerontología que no están relacionados con el centro.

Ahora que la jueza ya ha recogido todos estos testimonios, el caso sobre el presunto maltrato de mayores en estas viviendas tuteladas seguirá su curso en fase de instrucción. En todo caso, el estado de alarma alargará este proceso debido a que algunas de las diligencias abiertas no se podrán investigar hasta que finalice la orden de confinamiento.

Mientras tanto, los 29 ancianos afectados serán reubicados en distintos centros de Galicia. Cinco de ellos podrán ingresar en la residencia Rois del municipio, según confirmó la Diputación de Lugo. El resto fueron trasladados a una residencia de O Carballiño por la Consellería de Política Social, después haber recibido el alta en el Hospital Lucus Augusti, donde fueron ingresados tras el cierre preventivo de ambas viviendas tuteladas.

Mantener el arraigo

Los cinco mayores que se quedarán en la residencia pública del municipio -cuando la Xunta lo autorice- son naturales de A Fonsagrada. En este sentido, el presidente de la Diputación, José Tomé, explicó que de esta manera la institución pretende facilitar que estas personas «sigan cerca de sus familiares, vecinos y amigos y puedan mantener el arraigo a su tierra». Tomé mostró su predisposición a colaborar con el Gobierno gallego y recordó que la Diputación «dispone de recursos humanos y técnicos para hacer efectivo el ingreso de una manera personalizada».

La Xunta cierra una residencia de A Fonsagrada con 29 ancianos con síntomas de maltrato

Tania Taboada
;
Ambulancias regresan a A Fonsagrada Ambulancias regresan a A Fonsagrada

Los mayores fueron trasladados al HULA para un chequeo general

Los mayores que residen en el centro de la tercera edad conocido como Vivienda Comunitaria Burón I y Vivienda Comunitaria Burón II de A Pobra de Burón, en A Fonsagrada, tendrán que regresar con sus familiares o ser trasladados a otros centros debido a las «deplorables» condiciones en las que fueron hallados.

La Xunta cerró el centro para desinfectarlo y por el peligro existente para la integridad y salud de los internos. «Tómase esta decisión despois de que a inspección de servizos sociais recibise onte un informe dos servizos sociais de A Fonsagrada que alertaba de posibles irregularidades. A inspección de servizos sociais da Xunta de Galicia desprazouse de xeito inmediato a estas vivendas comunitarias para corroborar estes feitos e deu aviso á Garda Civil», informa la consellería de Política Social en un comunicado. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La causa judicial por la situación de la residencia de ancianos de A Fonsagrada determinará si hubo maltrato