Diez años del descubrimiento ciclista del puerto de Ancares

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO

Un grupo de aficionados pedía en el 2011 que el puerto fuese final de etapa en el 2012
Un grupo de aficionados pedía en el 2011 que el puerto fuese final de etapa en el 2012 Fernanda Follana

Hace una década la cima lucense maravillaba por su dureza y la belleza del paisaje

06 sep 2021 . Actualizado a las 00:27 h.

El 2 de septiembre del 2011 se dio a conocer al mundo un puerto que se ha convertido en un mito entre los aficionados del ciclismo: Ancares. La fama de esta cima, que tiene la particularidad de ser un paso de montaña, lo que le asemeja a los grandes puertos del Tour y del Giro, se ha labrado a pesar de que solo se ha subido en tres ocasiones en La Vuelta, y una de ellas por su vertiente más dura, Pan do Zarco, el Mortirolo español.

El interés por este puerto, hasta los 1.669 metros de altitud, lo pusieron en el foco del director general de La Vuelta, Javier Guillén, y de su por entonces director técnico, Abraham Olano, varios centenares de aficionados que a través foros ciclistas y con dosieres de altimetrías recomendaban para que algún día se subiese. Finalmente el 2 de septiembre del 2011 se hizo «una primera aproximación», como explicó Guillén, para al año siguiente ser final de etapa (victoria de Purito Rodríguez) y dos años después subirse por Pan do Zarco (victoria de Alberto Contador). Pero desde aquel 2014 nunca más La Vuelta ha regresado. Y tampoco lo hará en el 2022 como ya anunció el propio Guillén.

«El histórico puerto de Ancares, limítrofe entre León y Lugo, es una de las llegadas que más espectáculo ha dado en La Vuelta», así se explica en el Libro de Ruta de este año que ha elaborado propia organización de la carrera. Entonces, si a nivel deportivo fue un éxito y como espectáculo y difusión de la prueba y de la comarca, por qué no se ha vuelto a usar esta cima en la carrera?