Primer objetivo cumplido

Ricardo Hevia EN ZONA

LUGO

ALBERTO LÓPEZ

10 jun 2021 . Actualizado a las 00:20 h.

inal feliz. Ya está el Río Breogán a solo un paso -dos o tres partidos- de lograr el objetivo con el que inició la competición allá por el mes de octubre. La Liga ACB está más cerca, pero queda mucha piedra que picar para celebrar el ansiado ascenso.

El partido comenzó igual que el anterior en el Pazo, con un Breo desbocado, un Larsen imparable y un Alicante superado por el rival y, probablemente, por ese ambiente sobrecogedor que inunda el Pazo en las ocasiones importantes. Para más similitud con anteriores partidos, los alicantinos no se distrajeron más de la cuenta. Mejoró en defensa y poco a poco empezó a llamar a las puerta. Todo parecía una repetición, pero solo era un parecido. En el equipo local habíamos pedido a gritos la incorporación de algunos jugadores desaparecidos y, por fin, hicieron acto de presencia. Sollazo, con Larsen y Kacinas en el banco, encontró un agujero junto a la línea de fondo en el tercer cuarto para anotar varias canastas fundamentales para que el equipo mantuviera ventajas, aunque cortas. Kacinas fue decisivo en el despegue definitivo.

El Alicante era una sombra del que nos visitó hace una semana. Empezó intentando ataques largos, sin aprovechar nunca las ventajas que conseguía, empecinando en un pase mano a mano que permitía siempre al Breo reordenarse en defensa. Su rebote no existió. Pitts no justifica su pésimo partido con algún triple. Fue incapaz de ver al compañero mejor situado por su obsesión de mirar solo el aro. Todo esto era el preámbulo de su descomposición en los momentos finales.

Después de tanta angustia, el final fue una fiesta al cobijo de esta cancha mágica en noches como la de ayer.

A la final sin la magia del Pazo

Casi sin tiempo para descansar hay que cambiar el chip, terminar cuanto antes la fiesta y prepararse para otra gran batalla, la definitiva. Larsen dio la sensación de no tener ningún problema físico y el ‘regreso’ de Kacinas y Sollazo es otra gran noticia. Con lo que hay tenemos que jugárnosla frente al Covirán Granada. La mala noticia es que, en esta ocasión, si hay tercer partido no contaremos con la magia del Pazo.