El viaje a la final del Breogán hace escala en Alicante

Ricardo Hevia LUGO

LUGO

Óscar Cela

Los lucenses deben hacer lo posible para cerrar la serie fuera de casa y tener un tiempo de descanso antes de jugar ante el Leyma

03 jun 2021 . Actualizado a las 19:11 h.

Mientras dura la resaca del tremendo espectáculo vivido el miércoles en el Pazo, uno de esos partidos destinados a formar parte de la larga leyenda del Río Breogán, la vida continúa, y el equipo ya piensa en Alicante, donde le aguarda otro choque durísimo, pero también la posibilidad de cerrar la serie por la vía rápida y tomarse un descanso después de tanto agobio.

En medio de tanta euforia, no conviene olvidar el peso de los partidos está recayendo sobre siete jugadores, uno de ellos Larsen, con continuos problemas, o eso parece al menos, que le obligan a estar en el banquillo tanto o más tiempo que en la cancha, al menos veinte minutos.

Soluade, Kacinas o Erik Quintela, piezas importantes del Breogán en la primera fase de la liga, van perdiendo minutos e importancia, y no son unos jugadores cualquiera. Ellos, en el cinco inicial o en rotación, tienen que volver a ser importantes, acortando la rotación o para ayudar a repartir minutos y esfuerzo en un período en el que no hay tiempo para el descanso. Ahora hay que jugar, viajar y volver a jugar.