Este Breogán no fue el de siempre


Lugo / La Voz

e Granada regresó el Breogán sin nada positivo. Una derrota —tercera en siete partidos—, la pérdida del famoso «básquet particular» y, lo peor de todo, un partido horrible. Y, dentro de él, un primer tiempo para no verlo. Once puntos en diez minutos lo dicen todo. Acostumbrados a los inicios fulgurantes del Breogán, en granada fue todo lo contrario: ni ritmo, ni defensa, ni acierto en el tiro. El triple que ganó o abrió el camino de la victoria tantas veces fue una tortura. Quedaba el recurso Larsen, pero tampoco funcionó. Esta vez, Pim apostó por doblar el marcaje a Kevin, que no estuvo muy lúcido a la hora de poner el balón en las manos de los tiradores. Y qué decir de la defensa, contumaz en sus carencias habituales. Larsen y Aboubacar se hacen fuertes cerca del aro, pero cuando se les aleja para defender un bloqueo y continuación o efectuar una ayuda larga, sufren mucho, y el rival con dos o tres pases exteriores, siempre encuentra al tirador liberado. Otra dificultad para estos jugadores es la recuperación durante el contraataque defensivo, una auténtica sangría para el equipo.,

El inicio del tercer cuarto fue una alegría que duró bien poco. A base de triples, el Covirán enjuagaba fácilmente lo que al Breogán le costaba horrores anotar. No es día para señalar, pero se acercan los días decisivos, y algún jugador debe ponerse las pilas, ya que todos van a ser necesarios. En un último cuarto sin más objetivo que intentar ganar el «básquet-particular», solo Sergi Quintela parecía convencido de lograrlo. Ese es el espíritu para afrontar un playoff por el ascenso.

Para ser primeros basta con ganar los dos partidos del Pazo. Y para imponer respeto y recuperar confianza, hay que reencontrar a un equipo que parece extraviado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Este Breogán no fue el de siempre