Israel Gutiérrez: «Aquí es fácil adaptarse, me siento como uno más desde el primer día»

El internacional mexicano llegó al Río Breogán con un rol secundario procedente del Astros de Jalisco de Valdeolmillos y Ayón


A Israel Gutiérrez (Pachuca, México, 1993) le llegó por sorpresa la propuesta del Río Breogán. Pocas semanas de concluir el campeonato mexicano, donde compitió con el Astros de Jalisco a la órdenes del entrenador español Sergio Valdeolmillos y formando una poderosa pareja en el juego interior con el exmadridista Gustavo Ayón, el internacional azteca y ahora pívot breoganista no dudó en interrumpir sus vacaciones para poner rumbo a Lugo junto a su esposa y su bebé y disfrutar de su primera experiencia en el baloncesto europeo. Después de varios compromisos cuya presencia en el equipo fue testimonial, en el último contribuyó en buena manera al valioso triunfo conquistado en la cancha del Almansa.

-Llegó a Lugo hace apenas un mes y medio. ¿Cómo lleva la adaptación?

-Muy bien, mucho mejor incluso de lo que esperaba. Evidentemente, el idioma es una ventaja, lo tienen más difícil los jugadores extranjeros que no hablen español. Desde el primer día me encuentro muy a gusto y cada vez me voy sintiendo mejor tanto en el equipo como en la ciudad. Cuando llegas a un sitio nuevo siempre tienes dudas de lo que te vas a encontrar, pero lo cierto es que aquí todo son facilidades. La ciudad me gusta mucho y tanto a mi mujer como a mí nos encanta vivir cerca de la muralla.

-¿Y la adaptación al equipo?

-Por muy buen camino, aquí es fácil adaptarse. En los entrenamientos voy asimilando bastante bien todos los conceptos y en los partidos, en los pocos minutos que estoy teniendo hasta ahora, que es normal, también me estoy sintiendo cada vez mejor. Espero estar pronto a mi mejor nivel para ayudar al equipo a lograr sus objetivos.

-¿Cómo le recibió el vestuario?

-Maravillosamente. Son todos excelentes jugadores, pero sobre todo son muy buenos compañeros. No es fácil llegar a un grupo de jugadores que llevan muchos meses trabajando juntos y que además están haciendo las cosas muy bien. Desde el primer día todos me trataron muy bien y trataron de que me adaptase cuanto antes. Me siento uno más del equipo desde el primer momento.

-Seguro que la afición también le iba a ofrecer una calurosa bienvenida. La pandemia le está impidiendo disfrutar del calor del Pazo.

-Una de las primeras cosas que me dijeron fue que el Breogán tenía una de las mejores aficiones de España. Mi agente me lo comentó cuando apareció la propuesta de venir a Lugo. Algo ya pude comprobar cuando anunciaron mi fichaje con la repercusión que tuvo en las redes sociales, lo que no ocurre en todos los equipos y menos tratándose de un jugador desconocido para la gran mayoría. Además, acabo de llegar a la ciudad y mucha gente ya me ubica y me llama por mi nombre. Ojalá algún día pueda disfrutar del Pazo en todo su esplendor. Se echa mucho de menos el público en las canchas.

-¿Qué objetivos se planteó cuando dijo sí al Breo?

-Principalmente, el de ayudar, el de ser uno más y crecer como jugador. Diego Epifanio, el entrenador, fue muy claro conmigo desde el primer momento. Me comentó que el equipo iba muy bien y que no fichaban porque algún jugador estuviera dando un mal rendimiento, sino porque que buscaban más competencia dentro de la plantilla, que querían a alguien más para tener otra rotación, para tener más descanso en los entrenamientos... Me dijo también que no me podía garantizar muchos minutos porque la dinámica era buena.

-Un rol secundario.

-Es un rol que nunca había tenido. En los anteriores equipos en los que había estado siempre había sido la primera o la segunda opción para el poste bajo, esto es algo nuevo para mí, pero tengo que aceptarlo y adaptarme. No me interesan mis números, solo el bien colectivo, pero trabajaré al máximo para tener cada vez más protagonismo en el equipo.

-El Breogán es un buen escaparate para su primera experiencia en el baloncesto europeo.

-Por supuesto. Nuestra liga en México es muy buena, muy competitiva, pero allí se habla del baloncesto europeo como una aspiración. Como ya he dicho en la presentación, he hecho un esfuerzo económico grande para venir aquí y creo que ha merecido la pena. Estoy en un gran club.

«El nivel de la liga mexicana es bueno, muy bueno, similar al de la LEB Oro española»

-Hasta ahora toda su carrera había discurrido en México y Argentina.

-En México he sido profesional desde el 2014 y en Argentina he jugado en el Boca Juniors y en el Argentino de Junín. Cuando llegué aquí venía de jugar la liga mexicana con el Astros de Jalisco, que entrena el español Sergio Valdeolmillos, y en el que también estaba Gustavo Ayón.

-¿Cómo es el baloncesto en México?

-Tiene una de las ligas más fuertes de Latinoamérica, junto a las de Argentina, Brasil y Puerto Rico. Allí se juegan dos o tres partidos a la semana y hasta pueden jugarse cuatro en 9 o 10 días. Se entrena mucho menos que aquí, por razones de calendario, y el nivel es bueno, muy bueno; evidentemente, es inferior al de la ACB, pero similar al de la LEB Oro.

-Como selección no son una potencia.

-En Centroamérica sí. Competimos contra Puerto Rico, República Dominicana... En los últimos años hemos hecho las cosas bastante bien. En el 2014 jugamos el Mundial en España y ahora vamos a jugar una repesca de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio. Nuestro grupo es en Croacia, va a ser complicado, pero lo vamos a intentar.

«Estoy seguro al 100 % de que vamos a acabar la segunda fase como líderes»

El internacional mexicano tiene una fe ciega en el Breo, al que ve como primer cabeza de serie en las eliminatorias de ascenso a la liga ACB.

-En el Breogán está rodeado de grandes jugadores. ¿Cuál le ha sorprendido más por su calidad?

-Todos son muy buenos jugadores. El que más me gusta por su estilo de juego, y además es un referente en el equipo, es Kevin (Larsen); su visión de juego, la facilidad que tiene para fabricar sus tiros y para anotar... Me ha sorprendido. Pero te podría hablar bien de todos porque todos son excelentes jugadores. Me gusta estar rodeado de gente así.

-En Almansa ya pudo mostrar parte de sus recursos.

-Como te decía antes, cada vez me encuentro mejor, más adaptado al equipo y a los conceptos de Epi. Ojalá siga teniendo oportunidades para tratar de aportar, sea con 30 segundos, 1 minuto o 5 minutos, con el tiempo que el entrenador crea oportuno.

-Uno siempre quiere y cree que merece más.

-A ver... Todos los jugadores quieren jugar 30 o más minutos todos los partidos, y yo no soy una excepción, pero en este caso no porque cuando me hicieron la propuesta fueron muy claros conmigo con respecto al rol que querían que cumpliese. Lo que también tengo claro que si hago un buen trabajo mi rol en el equipo puede cambiar.

-El objetivo es el ascenso. ¿Se imagina jugando con el Breogán en la ACB?

-(Risas) Eso son palabras mayores de momento. Acabo de llegar al equipo y debo ir paso a paso. Lo más correcto en estos momentos es ir día a día, partido a partido y a ver qué pasa. Yo espero hacer un buen papel, que la gente quede satisfecha con mi trabajo y abrir puertas para un futuro.

-De momento marchan bien las cosas. El equipo fue líder en la liga regular, se mantiene en cabeza en la segunda fase... Pero el camino es largo.

-Estoy seguro al 100 % de que acabaremos la segunda fase como líderes porque tenemos equipo para hacerlo, y ya lo ha demostrado. Sin embargo, en el deporte nada está escrito. Después llegará lo más bonito, pero también lo más difícil. En las eliminatorias no siempre ganan los mejores, el margen de error es mínimo y hay otros componentes como la suerte que tienen mucho que decir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Israel Gutiérrez: «Aquí es fácil adaptarse, me siento como uno más desde el primer día»