«A Deputación de Lugo deixa de ter chiringuitos coa fin de Suplusa»

El grupo de gobierno, PSOE y BNG, votan sí al dictamen de liquidación de la empresa mercantil mientras que el PP se opone y advierte que los juzgados tendrán la última palabra

El grupo popular votó no a los presupuestos de la Diputación
El grupo popular votó no a los presupuestos de la Diputación

lugo / la voz

Con la oposición del grupo del PP y el voto favorable del gobierno ayer se puso fin al recorrido de Suplusa, la empresa mercantil al servicio de la Diputación que creo Cacharro para promover suelo industrial en la provincia, que aprovechó Besteiro para iniciar el proceso de construcción de las residencias, y que los líos del anterior mandato, cuando llegó el díscolo Manuel Martínez a la presidencia, acabaron por hartar a PSOE y BNG.

Ayer se debatió y votó el dictamen de la comisión liquidadora, que inició sus trabajos hace 14 meses tras un acuerdo unánime de disolución del pleno provincial. Ese consenso y los acuerdos que tomó la citada comisión, con los tres grupos políticos, ayer no llegaron a buen fin, y mientras desde el grupo de gobierno se festejaba el fin de Suplusa, al que no ocultaron en definir como chiringuito, desde las filas del PP señalaron que serán los tribunales los que tengan la última palabra.

Fue el portavoz popular, Javier Castiñeira, quien abrió el debate, recordando las bondades que tuvo Suplusa en el desarrollo de la provincia y lamentando los problemas que tendrán ahora los concellos con los que se firmó acuerdos para suelo industrial o afeando que los trabajadores de la empresa no fuesen asumidos por la Diputación, como sí ocurrió con los de la TIC y el Inludes. Castiñeira señala que su grupo apoyó hace 14 meses la disolución de Suplusa «sempre e cando se cumprisen os compromisos, porque hoxe será un bo día para vostedes do goberno, pero para os traballadores non». Además, dijo que la opción de utilizar a Tragsa para hacer el mantenimiento de zonas verdes es más caro que a través de Suplusa.

Esta afirmación fue negada en rotundo por parte del gobierno, acusando a Castiñeira de mentir de manera deliberada. La portavoz del PSOE, Pilar García, señaló que Suplusa «deixara de ser útil hai anos, actuando á marxe da institución matriz e indo en contra dela, co que non tiña sentido mantela». La socialista señaló que todo el proceso de liquidación se realizó con transparencia y contó con todos los informes favorables. Sobre los trabajadores dijo que son subrogados con las mismas condiciones que tenían y se felicitó «porque coa fin de Suplusa, remataron os chiringuitos na Deputación».

Por su parte, tanto Mónica Freire como Maite Ferreiro, del BNG, apuntaron la necesidad de pensar qué se va a hacer ahora con los activos y el capital que tenía Suplusa y que asume la Diputación.

El debate lo cerró el presidente José Tomé, quien lanzó una pregunta: «Por que será que os deputados do PP se laian e botan de menos Suplusa? Eu quero unha xestión pública clara e transparente, e non se pode permitir un chiringuito do que había persoas que percibían suculentas asesorías, por certo con influencia crecente no PP».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
32 votos
Comentarios

«A Deputación de Lugo deixa de ter chiringuitos coa fin de Suplusa»