El mayor desafío del naftismo

El Lugo prueba su racha en la primera visita de su historia al feudo del líder, un Espanyol que construye su fiabilidad sobre el cerrojo del lucense Diego López


redacción / la voz

La muralla más sólida de Segunda División y de las principales ligas europeas se cruza en el acelerado avance del Lugo. Tras cinco jornadas en las que sumaron 13 puntos con Mehdi Nafti al mando, los rojiblancos llegan sin complejos al feudo del líder, un Espanyol al que se enfrentan por primera vez en la historia (RCDE Stadium, 21 horas. En directo en Movistar LaLiga).

Curiosamente, es un lucense de Paradela que hace dos décadas dio el salto a la gloria desde la entidad rojiblanca quien pone el cerrojo dispuesto a frenar al equipo que lo reclutó con solo 12 años. Diego López ha recibido un solo gol en los diez primeros partidos y es uno de los líderes de una plantilla que mantiene a muchas de las estrellas que competían el pasado curso en Primera y en la Europa League. Calero, Darder, Fran Mérida, Embarba o Raúl de Tomas son algunos de los nombres más a tener en cuenta en un conjunto que dirige Vicente Moreno con intención de devolverlo cuanto antes a la élite.

Por el momento avanzan por el camino deseado, y solo cedieron un empate en Cornellá contra el Mallorca, además de otros dos tropiezos en el feudo del Tenerife (0-0) y el Rayo Vallecano. Contra el Lugo podrían faltar el mediocentro albanés Keidi Baré y el extremo Vadillo, ambos por problemas físicos.

Muchas bajas en el Lugo

Más ausencias tiene el Lugo, que no podrá contar con sus dos principales armas en las bandas, Gerard Valentín y el Puma Rodríguez, mientras que también tiene lesionados a Iriome, Luis Ruiz y Borja Domínguez, que tendrá que pasar por el quirófano. Al once podría volver con galones el mediapunta coruñés Hugo Rama tras cumplir un partido de sanción.

«Está bien medirnos a un equipo top para saber dónde estamos», dice el entrenador

En la rueda de prensa previa al viaje a Barcelona, Mehdi Nafti dijo no estar seguro de si hay un mejor momento para visitar al líder, aunque ve bien a los suyos. «Está bien que se midan a un equipo top para saber dónde están. Nosotros no vamos a ponernos en la piel de un equipo pequeño que visita a un grande, no me gusta ir de víctima. Estoy convencido de que si los jugadores hacen lo que han hecho hasta ahora, al Espanyol le costará ganarnos», subrayó.

Además afirmó que Iriome y Luis Ruiz ya están en condiciones, aunque prefirió dejarlos en Lugo para disponer de ellos «al cien por cien» pronto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mayor desafío del naftismo