Bicicletas al ritmo de la música y la luz

El sábado se celebra en la ciudad el evento Room in action para amantes del deporte


lugo / LA VOZ

La bicicleta estática ahora va al ritmo de la música. Las clases ya tienen un monitor que además de deportista entiende de música y prepara una clase de 45 minutos sobre una combinación de sonidos y luces que casi ofrecen un ambiente de discoteca. «Y la gente disfruta al ritmo de la música y desconecta del trabajo y de sus problemas mucho más». Así lo cuenta Christian Amigo, monitor en el gimnasio Altafit que además organiza eventos de este tipo por toda España para gente que lo quiere probar, y para quienes quieren conocer a fondo la modalidad con el fin de convertirse en monitores. «Porque aunque en Galicia vamos un poco a la cola en esta moda, y en Lugo no lo hay en ningún otro sitio, por toda España está triunfando a lo grande. Yo ya he impartido eventos de este tipo en muchas ciudades, y el próximo sábado organizamos el primero en Lugo. Lo llamaremos Room in action, podrá participar cualquiera que se quiera inscribir y aunque no sea del gimnasio y habrá sesenta personas sobre las bicis, porque viene gente de fuera de la comunidad», explica Amigo.

Las claves de la modalidad

En este evento o seminario, cuya inscripción cuesta 25 euros, habrá una clase previa y otra posterior a la sesión de entrenamiento propiamente dicha, para explicar a los lucenses las claves de esta modalidad. «Sudas más que por tu cuenta o en una clase de

spinnig

normal y además la gente sale más contenta y sabe exactamente la energía que está gastando y aplicando sobre el pedal, porque se mide en vatios, que es un sistema profesional», explica el entrenador.

En realidad es un monitor con un micrófono incorporado en su barbilla que va dirigiendo y estimulado a quienes pedalean al ritmo de la música. Una melodía que él ha preparado previamente y conoce al dedillo, y por eso sabe en qué momento el esfuerzo va a ser mayor o los ciclistas se podrán relajar. Estará sonando una pieza remasterizada con música electrónica de Bon Jovi o de Bruce Springsteen que será la batuta con la que el monitor marcará el ritmo de los 45 minutos de pedaleada. Un concierto donde el músculo funciona a tope, dirigido por el ritmo que entra por el oído y también por el ojo, a través de un ambiente con cierta oscuridad y luces de colores funcionando acompasadas con el ritmo de la música. Aunque Christian Amigo no quiere ni oír hablar de la palabra discoteca, ciertamente en los vídeos de esta modalidad de entrenamiento deportivo que se pueden encontrar en la red, la sensación es de que la gente pedalea y casi baila al ritmo de la música sobre los pedales.

El monitor asegura que la preparación musical y deportiva de una clase le lleva varias horas, pero que el resultado final compensa porque las clases se llenan y los deportistas repiten cada día y salen felices. «Porque no es un vídeo, y porque la gente disfruta con esa canción que le recuerda lo bien que lo pasó hace 20 años escuchando la versión original y todo el cuerpo disfruta del esfuerzo», explica Christian.

El ejercicio sobre la bicicleta estática era un poco aburrido y el sector se ha puesto las pilas y ha encontrado una fórmula que ya está haciendo furor en Lugo. Los gimnasios y el deporte de mantenimiento están cambiando a pasos agigantados. Ahora ya no es suficiente convencer al cliente de que el deporte es bueno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bicicletas al ritmo de la música y la luz