¿Cuántos siglos tienen las terrazas vítícolas de la Ribeira Sacra?

Una investigación sin precedentes intenta obtener datos fiables sobre la antigüedad de este característico sistema de cultivo

El estudio en el que se intenta datar la antigüedad de los bancales vitícolas se centra en una zona de la margen derecha del Sil conocida tradicionalmente como Val do Frade y situada en la parroquia de Vilachá de Salvadur, en A Pobra do Brollón
El estudio en el que se intenta datar la antigüedad de los bancales vitícolas se centra en una zona de la margen derecha del Sil conocida tradicionalmente como Val do Frade y situada en la parroquia de Vilachá de Salvadur, en A Pobra do Brollón

monforte / la voz

El 2020 será un año clave en la investigación sobre los orígenes históricos de la viticultura en la Ribeira Sacra. Para el próximo febrero está previsto dar a conocer los resultados de un estudio realizado durante los últimos meses dentro del proyecto «As Adegas da Memoria», cuyo objetivo es datar la antigüedad de las terrazas vitícolas de la parroquia de Vilachá de Salvadur -en el municipio de A Pobra do Brollón-, algo que no se había hecho hasta ahora en ninguna parte de este territorio.

La falta de datos históricos y arqueológicos no ha permitido hasta el momento saber cuándo empezaron a construirse las terrazas -llamadas tradicionalmente socalcos o pataos- que se extienden por las empinadas márgenes del Sil y del Miño y que constituyen el rasgo más característico del paisaje de la Ribeira Sacra y de la denominada viticultura heroica. Las diferentes hipótesis que se han planteado al respecto atribuyen el origen de esta técnica de organización del terreno en bancales bien a los romanos o bien a los monasterios que existieron en este territorio en la Edad Media. Los promotores del proyecto «As Adegas da Memoria» esperan obtener una respuesta más concreta mediante dataciones por carbono 14 y estudios estratigráficos. El proyecto comprende también la realización de análisis de biomarcadores de vegetación -es decir, de rastros de antiguos pólenes y semillas-, cuyo objetivo es averiguar si estas terrazas se utilizaron en el pasado para otros cultivos diferentes de los viñedos.

Última etapa

La investigación todavía está en marcha, pero se encuentra en su última etapa, puesto que la mayor parte del trabajo previsto ya se llevó a cabo. «As datacións por carbono 14 xa están feitas e agora falta por completar as analíticas dos marcadores biolóxicos», explica el arqueólogo Xurxo Ayán, uno de los responsables del proyecto. «O que queda por facer estará terminado de aquí a febreiro, segundo as nosas previsións», añade.

El estudio se está realizando sobre muestras de terreno tomadas en las antiguas terrazas de la parroquia de Vilachá, en una parte de la ribera del Sil conocida como Val do Frade. Los promotores de la investigación consideran que esta iniciativa puede ser un primer paso para efectuar más adelante otros estudios similares en diferentes lugares de la Ribeira Sacra y ampliar los conocimientos sobre los orígenes de estas estructuras, ya que las terrazas fueron construidas probablemente en diferentes períodos históricos.

Las únicas investigaciones de este tipo que han realizado hasta hoy en Galicia se llevaron a cabo en tiempos recientes en Santiago -en el monte Gaiás,- y en los municipios de Lalín y Ponte Caldelas. En estos lugares también se aterrazaron los terrenos en pendiente para dedicarlos a la agricultura, pero no se utilizaron para cultivar la vid. «Eses sistemas de terrazas comezaron a construirse sobre todo entre os séculos VI e VII, e temos que ver se os da Ribeira Sacra tamén datan da mesma época», señala a este respecto Xurxo Ayán.

En mayo se harán nuevas excavaciones en busca de un monasterio medieval

En el proyecto «As Adegas da Memoria» se encuadran también las excavaciones que se han realizado en los últimos meses en la parroquia de Vilachá de Salvadur con la finalidad de encontrar los rastros del desaparecido convento de San Martiño de Piñeira, que aparece mencionado en varios documentos históricos de los siglos XII y XIII, y cuya ubicación exacta se desconoce. Para el próximo mes de mayo está previsto realizar una nueva campaña de excavaciones en un lugar de la orilla del Sil -conocido tradicionalmente como Os Conventos- del que también se extrajeron algunas de las muestras utilizadas en la investigación sobre los orígenes de las terrazas vitícolas que está actualmente en curso de realización.

A finales del pasado noviembre se presentaron los resultados de una datación por carbono 14 realizada sobre un enterramiento humano descubierto en este lugar el pasado mayo, que ha sido fechado en el siglo X. Los investigadores suponen que esta tumba perteneció a una de las antiguas comunidades monásticas que existieron en la Ribeira Sacra durante los primeros siglos de la Edad Media. Según apunta Xurxo Ayán, en la misma zona donde se descubrió esta sepultura hay indicios de otros posibles enterramientos, que se intentará localizar durante la nueva campaña de excavaciones, que tendrá una duración de tres semanas.

Los investigadores, además de buscar el rastro del convento de de San Martiño de Piñeira, intentarán localizar también las huellas de una población conocida como Lupián, que se cree que existió en la Edad Media en esta misma zona de la margen del Sil y que es mencionada en algunos documentos históricos. La última referencia conocida sobre esta localidad data del siglo XII, por lo que se supone que después fue abandonada.

Otra actuación prevista en el proyecto «As Adegas da Memoria» que se llevará a cabo durante el 2020 consiste en una investigación sobre el origen del conjunto de antiguas bodegas de Vilachá, en el que se celebra la Feira do Viño de A Pobra do Brollón. Este estudio será coordinado por Sonia García, especialista en arqueología de la arquitectura. Entre todas estas iniciativas, en los próximos se espera abrir un nuevo panorama sobre los mal conocidos orígenes de la viticultura y de las comunidades monásticas de la Ribeira Sacra.

Un refuerzo científico para la candidatura del territorio a patrimonio de la humanidad

El proyecto «As Adegas da Memoria» -que comprende otras actuaciones- está promovido por la asociación de vecinos de Vilachá de Salvadur y el Ayuntamiento de A Pobra do Brollón. En el estudio sobre los orígenes de las terrazas vitícolas, que cuenta también con el apoyo de la Xunta, participan especialistas del Instituto de Ciencias del Patrimonio, una entidad dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Los promotores del proyecto esperan que esta investigación ayude a reforzar la candidatura de la Ribeira Sacra a patrimonio de la humanidad, la única que se presentará en España el año próximo. «É o primeiro estudo científico sobre as orixes deste territorio como paisaxe cultural a á hora de valorar estas candidaturas, a Unesco pide que haxa datos científicos contrastados», indica Xurxo Ayán a este respecto. «Tamén se ten o conta o feito de que os veciños estean involucrados na iniciativa, que é algo que sucede igualmente neste caso», agrega.

Por ahora no se ha especificado una fecha para la presentación pública de los resultados de la investigación, que se llevará a cabo en el municipio de A Pobra do Brollón. El grupo de desarrollo local Ribeira Sacra-Courel organizó recientemente en Sober un simposio sobre los paisajes agrícolas en terrazas en el que participaron expertos de varios países.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

¿Cuántos siglos tienen las terrazas vítícolas de la Ribeira Sacra?