«Poder ayudar es lo más gratificante»

Carlos Cea, coordinador de la Cruz Roja de Vilalba, y Estefanía Barrio, trabajadora social, destacan que la cercanía con la gente es uno de los rasgos básicos de su trabajo


vilalba / la voz

Tanto Carlos Cea como Estefanía Barrio cuentan con dilatada experiencia en su relación con la Cruz Roja. Con distintas palabras y con diferentes experiencias de partida, a ambos los movió el afán por ayudar como estímulo para incorporarse a esta organización.

Pregunta. ¿Qué mueve a alguien a acercarse a la Cruz Roja para empezar a colaborar?

Carlos Cea. Lo que se nota es el valor humano, el valor social. Que llegues a un sitio y seas un balón de oxígeno es lo más bonito.

Estefanía Barrio. Cuando acabé la carrera [estudió Trabajo Social], hice voluntariado en el Proyecto Hombre. Poder ayudar a la gente, creo, es algo innato en la persona

P. ¿Es el hecho de poder ayudar lo más bonito de este trabajo?

Carlos Cea. Sí, desde luego. Es lo más gratificante

P. ¿Cuál es la función de la Cruz Roja en el siglo XXI?

C. C. Más social. Antes era más de prevención.

P. ¿En qué consiste actualmente, de manera más concreta, esa labor social?

E. B. Es estar cerca de las personas en el día a día.

P. ¿Le cuesta más trabajo a la gente pedir ayuda en una comarca como esta, en la que conocerse puede ser una ventaja pero también un inconveniente?

C.C. Cuesta más, sí.

E. B. Sí. Pero también tienes más recursos en el medio rural. Siempre habrá una finca en la que cultivar algo para ti o alguien que te eche una mano. Quizá cuesta más tocar el timbre del vecino en una ciudad que pedir ayuda aquí.

P. ¿Qué se es más, burócrata o voluntario, cuando se trabaja en una organización como esta y se tienen responsabilidades?

C. C. Cuando estoy coordinando un servicio, estoy haciendo voluntariado. Tengo que estar pensando en todo, y quiero tenerlo todo bajo control en el buen sentido de la palabra: me gusta participar en la medida de lo posible porque soy inquieto, activo. Desde que entro en el puesto, me da igual que sean las seis de la tarde o las ocho de la mañana, no me voy a casa hasta que el trabajo está terminado. De hecho, a veces me dicen que por qué no me mudo aquí si casi vivo aquí.

P. ¿Que tiene de especial la Cruz Roja?

C. C. Que estás a pie de calle.

E. B. Que se atiende a un montón de gente. El pilar básico de la institución es el voluntariado: eso no permite desarrollar muchos más programas.

P. La Cruz Roja es una institución antigua y asentada desde hace tiempo. ¿Padece realmente falta de fondos?

C. C. Siempre tienes que buscar ayuda. Antes concellos y diputaciones compraban coches y hacían donaciones; hoy tienes que buscar colaboración o financiación para cualquier actividad que puedas hacer. Nuestro lema es estar cada vez más cerca de las personas, y en cualquier momento la gente nos puede ver en la calle y acercarse a pedir ayuda. Otras oenegés tienen un teléfono; aquí hay un trabajo más de campo, más cercano. Pero hablamos de Vilalba; cualquier asamblea local es un mundo.

P. ¿Ayuda ser conocido? ¿Hay gente que quizá tiene más problema en exponer sus dificultades a un desconocido?

C. C. Depende de las personas. Si alguien tiene confianza contigo, puede venir y decir ‘me pasa esto’; pero también hay quien, tenga confianza o no, siente vergüenza, y si viene a pedir ayuda, se encuentra mal. Pero hay que dejar claro que nosotros estamos aquí para ayudar; para eso estamos aquí los 365 días del año.

P. ¿Qué se podría hacer si se dispusiese de más medios?

E. B. A veces, no se tienen más programas porque no hay más voluntarios. En Galicia en general y aquí también, hay gente mayor a la que le gustaría recibir la visita de una persona al mes. Eso podría hacerse con un perfil de gente, pero a lo mejor no hay voluntarios que lo cumplan.

P. ¿Se lleva uno a casa las preocupaciones y los problemas de los demás?

E. B. Sí. Si la gente te conoce, te cuenta sus problemas; pero eso forma parte del ser humano. Creo que somos poco humanos y no nos preocupamos de escuchar a los demás. Escuchando no se solucionan los problemas de la gente, pero se mitigan un poco.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Poder ayudar es lo más gratificante»