Palos y asaltos en la provincia donde no pasa nada

Un hombre fue juzgado ayer por golpear a otro con un hierro en el mercadillo de Frigsa


lugo / la voz

A los lucenses a los que los cacos les limpiaron las casas se le encoge el estómago cuando escuchan a la autoridad oficialmente competente decir que la estadística demuestra que la provincia de Lugo es muy tranquila. Al lector de la crónica diaria de tribunales y sucesos, la versión oficial tampoco les resulta convincente. Palos, robos y muchas otras caras del delito están presentes en el día a día. Lo que sigue son casos que se vieron, o deberían haberse visto ayer, en el Juzgado de lo Penal 1. Juzgue el lector y saque conclusiones acerca de cómo está el patio.

El escenario de uno de los presuntos delitos fue el mercadillo de la antigua Frigsa, en la capital lucense. En este caso el acusado es un ciudadano nacido en Marruecos, cuya situación administrativa en España no le constaba a la fiscalía en el momento de redactar la acusación. A este hombre le achaca el ministerio público que sobre las 11.30 del 3 de febrero de 2012, en el citado mercadillo, discutió con otro y lo golpeó.

Los golpes fueron asestados con una barra de hierro, especifica la fiscalía. Como resultado, el agredido sufrió una herida en el parietal izquierdo de doce centímetros, para la que precisó tratamiento médico quirúrgico. Tardó 30 días en curar, de los que tres estuvo impedido para sus ocupaciones habituales. El ministerio público formuló acusación por un delito de lesiones con instrumento peligroso, por el que pide una pena de tres años de prisión. Si se produce la condena, y el acusado no es residente legal en España, la fiscalía solicita que sea expulsado del territorio nacional y se le prohíba la entrada durante cinco años. Quiere que el hombre lesionado sea indemnizado con 1.095 euros, y el Sergas, con 717,33.

También por lesiones fueron juzgados dos hombres que el 14 de agosto de 2012, según la fiscalía, se agredieron en una discoteca de Monforte de Lemos. Eran las cuatro de la madrugada cuando los dos encausados comenzaron a forcejear. Uno golpeó al otro con un vaso de vidrio en la frente y seguidamente ambos se liaron a puñetazos y patadas. Ese mismo día, alrededor de las 17.00 horas, en una cervecería de la ciudad del Cabe, volvieron a pelearse. Uno golpeó al otro con una silla. Ambos sufrieron lesiones. Ayer, uno de ellos se conformó con una pena de nueve meses de prisión, pena cuya ejecución se suspende durante dos años. Tendrá que abonar la cantidad que se le impuso en concepto de responsabilidad civil; al otro, solo se le exige el abono de la responsabilidad civil al Sergas.

En las calles de la capital lucense, no siempre reina la tranquilidad. De acuerdo con el relato de la fiscalía, el 7 de octubre de 2016, sobre las 11.45 horas, un hombre abordó a dos menores en la calle Santiago. A punta de navaja, les exigió la entrega de las pertenencias de valor que llevaban; de este modo, logró hacerse al menos con un teléfono móvil. El acusado dijo a los menores que había estado dos veces en la cárcel y que no le importaría matarlos si lo denunciaban. Finalmente, el teléfono fue recuperado; había sido vendido en un establecimiento de la capital por cien euros.

El juicio por este caso se suspendió. La fiscalía solicita tres años de prisión por un delito de robo con violencia o intimidación de personas con uso de armas; por un delito de amenazas, un año de prisión.

Hurto

Un hombre aceptó ayer tres meses de prisión a sustituir por igual tiempo de realizar trabajos a beneficio de la comunidad por un delito de hurto; el 2 de octubre de 2011 sustrajo un turismo que su propietaria había dejado aparcado en la calle San Eufrasio de la capital. El ahora condenado, por medio de su novia, entregó las llaves del vehículo al otro acusado, que conociendo que había sido sustraído, lo usó hasta que le dio el alto la policía: aceptó, por uso ilegítimo de vehículo de motor ajeno, 31 días de trabajos para la comunidad.

Un marroquí juzgado por golpear a otro hombre en la vieja Frigsa puede ser

expulsado de España

Dos hombres se

pegan de madrugada en una discoteca de Monforte y siguen la bronca por la tarde

Asalta a punta de navaja a dos menores en la calle Santiago y los amenaza de muerte

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Palos y asaltos en la provincia donde no pasa nada