«El gran showman»: ¿arte o puro divertimento?


El cine musical es una cuestión de fe. Ya saben, eso de estar hablando y de repente ponerse a cantar y bailar requiere de una magia por parte de los autores de la película y una predisposición del espectador que ni siquiera el cine de ciencia ficción llega a conseguir. Sea comedia o drama, el musical es el género que mejor ha sabido reflejar la dicotomía entre arte y espectáculo.

Ahora llega a la pantalla la nueva propuesta de los músicos de La la land. Se trata de El gran showman, dirigida por el novato Michael Gracey e interpretada por el siempre excelente Hugh Jackman, auténtico alma de la película. «El mejor arte es el que hace feliz a la gente». Esta frase pertenece a Phineas Taylor Barnum, el ¿genio? del circo que revolucionó el mundo del espectáculo en el siglo XIX en Estados Unidos y sobre la que se basa este musical que tiene todos los ingredientes del género, aunque su música y su coreografía son propias del siglo XXI. Ya saben, cuestión de fe.

La verdadera historia que se esconde detrás de los espectaculares números musicales y de la típica narración del hombre hecho a sí mismo es el eterno debate entre qué es el arte y, sobre todo, quién define lo que es bueno o malo en el mundo del espectáculo. No quiero avanzar nada, pero no es baladí que El gran showman ridiculice a la pomposa élite social que acudía al teatro y a la ópera y menosprecie a la minoría manejable y macarra. Para tipos como Phineas Taylor Barnum lo importante era la clase media que estaba despertando en el siglo XIX y que en el XX ya se encargó Hollywood de seguir ofreciéndole show business.

Una de las hijas de Barnum, que quiere ser bailarina de ballet clásico, le deja claro a su padre la diferencia: «Lo bueno es el trabajo duro, lo fácil es fingir». Efectivamente, el arte, aquel que apasiona, transmite y pervive en el tiempo solo se hace desde el talento, el trabajo duro y la reflexión. El resto, no dejan de ser fuegos de artificio, humo y puro artificio. Hace años que Hollywood siguió esta última senda, incluida El gran showman: puro entretenimiento visual, pero nada más.

Cines Abella

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«El gran showman»: ¿arte o puro divertimento?