Tinte naranja en el pulso final

El Breogán cayó en un derbi electrizante ante un Coruña contundente


A Coruña / La Voz

Cuando el Leyma creía que iba a romper el partido, el Breogán luchó para igualarlo. Y cuando los lucenses saboreaban el triunfo en el último cuarto, los coruñeses le dieron la vuelta con un furioso parcial que mandó al Breo a la lona. A grandes rasgos, así fue el vibrante derbi de Riazor, un partido con intensidad de play off, tanto en la pista como en la grada, que se decantó del lado de un Leyma que confirma que va en serio en la lucha por los puestos de privilegio. El conjunto coruñés iguala en la clasificación al Breogán, que mostró capacidad de lucha y recursos desde el banquillo, pero que se colapsó en los últimos 5 minutos. Ahí, donde se deciden los partidos, mandó Zach Monaghan.

La testarudez de Arco

Comandado por el base estadounidense, un 16-1 en favor del equipo de Tito Díaz sentenció un partido electrizante, que Salva Arco se había empeñado en llevar al territorio del Breogán. El base celeste se sobrepuso a un flojo inicio, como el de su equipo, sorprendido por la fuerte presión inicial de Creus y Ángel Hernández sobre los bases lucenses. Pero, en el segundo tiempo, los arrestos de Arco lo elevaron hasta los 25 puntos y a poner al Breo 6 arriba a falta de 6.30 para el final. Los de Lezkano solo anotarían un punto más.

A Arco le respondió Dago Peña. En ocasiones, literalmente, como cuando ambos intercambiaron triples en el último cuarto. Inspiradísimo en el arranque, cuando pudo correr, sus rápidos 9 puntos impulsaron las tempranas ventajas del Leyma, que llegó a mandar de 16 mediado el segundo cuarto. El dominicano es un anotador de rachas, y tras pasar con discreción por los 20 minutos centrales del choque, se sacó dos triples en el ultimo periodo, cuando su equipo veía más oscuro el panorama, y acabó con 22 puntos. Aunque el protagonismo se repartió en el vestuario naranja, que también necesitó del talento ofensivo de Zyle pese a sus problemas de faltas. Es la exigencia que forzó el banquillo del Breo: la segunda unidad del equipo lucense, liderada por Geramipoor, Fakuade y Franch, más rocosa en defensa, fue poco a poco minando el entusiasmo local. Cuando mas apretó el cuadro visitante, sin embargo, aparecieron los triples de los hombres altos del Leyma: Lezcano lamentaría posteriormente los triples de Mikulic y de Javi Lucas.

Oxígeno de tres

Esos triples cuando el Básquet Coruña parecía atascado dieron alas a los hombres de naranja y, sobre todo, a Monaghan. El base, baja en la dura derrota coruñesa en Oviedo, había tenido unos minutos escasos aunque brillantes en el primer tiempo. Pero fue en los últimos cinco minutos cuando se adueñó del partido. 4 puntos, dos asistencias, un par de pérdidas forzadas a media pista y un enorme tapón a Juan Fernández cerraron el partido. Monaghan acabó con una valoración de 24 en apenas 19 minutos. Antes del bocinazo final, agarró la pelota y señaló al parqué como diciendo: «Ésta es nuestra casa». Los de naranja llevaron la alegría a la mitad coruñesa de un pabellón de Riazor casi al 50 %. Como en la eliminatoria de play off de la temporada pasada, el recinto coruñés vivió un espectáculo de primer orden en la grada y en la pista, con el Leyma confirmando la maduración de su proyecto y el Breogán su condición de favorito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tinte naranja en el pulso final