Un examen intenso y continuo


Magnífico resultado cosechado la semana pasada, no solo por los tres puntos, que buena falta hacían, sino porque se convierte en la primera victoria de la temporada. Una primera victoria que, además, debe dar cierta tranquilidad. Justo es reconocer que la plantilla de este año es una combinación de jugadores con experiencia y de nuevas incorporaciones con la juventud por bandera. A medio plazo, estos últimos pueden consagrarse en el mundo del balón pequeño. Por otra parte, Óscar Iglesias destapó el tarro de las esencias ante el Betis, dejando en la retina de los espectadores intervenciones de gran mérito. Acordémonos de ellas cuando vengan mal dadas y, como todo buen portero, tenga alguna cagada. Hoy nos enfrentamos al Barça B. En otros tiempos, partidos de intensa rivalidad en los que, además de buen juego, saltaban chispas. Recuerdo el año en que el equipo capitalino fichó a uno de sus grandes jugadores y, desde aquella época, los encuentros tenían una salsa especial. Eran otros tiempos, con más cuartos en los bolsillos. Hablando de billetes, quiero pensar que la situación socioeconómica del club irá mejorando, aunque no vendría mal que no estuviese tan callado como una puerta, que hiciese un ejercicio de transparencia informativa y hablase del tema de los dineros. Ya sabemos que lo divino es muy importante, pero lo humano, sobre todo para los acreedores, mucho más. Hoy, a seguir sumando, porque la temporada es larga. Y no tengo duda que no sobrará ningún punto al final de la Liga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un examen intenso y continuo