Vacas cuidadas como misses

La participación en concursos altera la alimentación de los animales


VILALBa / LA VOZ

análisis otras facetas del trabajo ganadero

En ferias como Moexmu, que acoge el único concurso de ganado frisón que se celebra en la provincia, es habitual la imagen de ganaderos que el primer día, mientras las autoridades recorren el recinto tras el acto inaugural, se afanan en la preparación de sus animales para los certámenes en los que participan. Sin embargo, no es el único cuidado para unos animales que en las semanas anteriores pasan por una modificación de sus hábitos cotidianos.

Por ejemplo, la SAT A Vereda, de Pacios (Castro de Rei) logró varios premios -correspondientes tanto a las categorías generales, que se dividen según la edad de los animales, como a las establecidas por Xenética Fontao para animales nacidos por inseminación de toros suyos- en la edición de Moexmu de este año. ¿Qué significan exactamente? ¿Qué modificaciones se imponen en el manejo diario?

¿Qué aspectos de los animales se analizan en un concurso?

Se tienen en cuenta cuestiones de morfología, referidas, por ejemplo, tanto a la estatura como a las ubres.

¿Influye solo la genética o son decisivos también los cuidados?

La genética tiene, en el desarrollo de los animales, una importancia innegable. Pero Manuel Sandamil, uno de los ganaderos de la SAT A Vereda, apunta que también es importante el proceso de recría, y subraya que la alimentación antes de un concurso lo es igualmente.

¿Cómo varía la alimentación antes de un concurso?

Si hablamos de una novilla, es conveniente que ingiera más fibra y menos mezcla de la que se le ofrece en el carro, que suele estar formada por hierba seca picada, pienso y silo de hierba. Si nos referimos a una vaca, se aumenta un poco la parte de silo de hierba larga y de pulpa.

¿Cómo se notan esos cambios de hábitos en el aspecto del animal?

El resultado es que se logra un animal de aspecto más fino y más vistoso, explica Sandamil.

¿Cuánto tiempo dura ese período de cambios previos?

Lo habitual es que se empiece aproximadamente mes y medio antes. Sin embargo, hay ganaderías que se dedican de manera programada a preparar la participación en los concursos, e incluso separan a los animales elegidos para participar de los del resto de la explotación. Una vez celebrado un concurso, los animales que han participado vuelven a alimentarse como los demás.

¿Cómo afecta participar en un certamen a la economía de una granja?

Los premios tienen recompensa económica -por ejemplo, en Moexmu, los premios de Xenética Fontao eran de 200 euros por novilla y de 300 por vaca-, aunque la participación puede aumentar el trabajo de una explotación: una SAT como A Vereda, con 210 vacas en ordeño y 410 reses en total, llevó 12 animales al certamen de Moexmu. En un concurso como el de Muimenta, el transporte de los animales corre por cuenta de la organización.

¿Qué recompensa supone la asistencia a un concurso?

Además de la recompensa económica, sentir que el esfuerzo se ve premiado, dice Sandamil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Vacas cuidadas como misses