Una reivindicación de la aún poco conocida fortaleza medieval de Monforte

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

MONFORTE DE LEMOS

Jorge Vila con un ejemplar de su libro ante la torre del homenaje y el antiguo convento de San Vicente do Pino, actual parador
Jorge Vila con un ejemplar de su libro ante la torre del homenaje y el antiguo convento de San Vicente do Pino, actual parador FRANCISCO ALBO

Publican el primer estudio dedicado en exclusiva a este conjunto histórico, para el que se promueve un plan de rehabilitación

12 jul 2022 . Actualizado a las 19:16 h.

La fortaleza de San Vicente do Pino, en Monforte, figura entre los monumentos medievales más destacados de la provincia y de Galicia. Sin embargo, hasta ahora no se había publicado ningún estudio monográfico sobre su historia y sus características. Esta laguna acaba de colmarse con la aparición del libro Murallas, torres y puertas de las fortificaciones monfortinas, publicada por la editorial La Rectoral —con sede en Sober— y escrito por el investigador Jorge Vila Alonso. La obra, de cerca de 270 páginas, está ilustrada con numerosas fotografías tomadas en distintas épocas, así como con planos y croquis realizados por el autor.

El trabajo, según explica Vila, tiene su origen en un plano urbanístico en el que la fortaleza no aparecía reflejada en su totalidad y que cayó en sus manos en 1995. «La muralla que rodea el burgo medieval se conocía bastante mal, sobre todo porque una parte de ella pasa por terrenos particulares de difícil acceso y todavía hoy no es fácil de observar en su totalidad», señala.

Observación sobre el terreno

Partiendo de aquel plano incompleto, Vila fue añadiéndole nuevos elementos basándose en observaciones y mediciones efectuadas sobre el terreno por él mismo. En el 2008 entregó esta información a los responsables de un plan de rehabilitación de la muralla que la Xunta trató de poner en marcha, pero que no tuvo continuidad.

Según sus observaciones, la muralla tenía originalmente una longitud aproximada de 815 metros. «Se conserva en su mayor parte, excepto un pedazo que fue arrasado cuando se construyó el actual acceso a la cima del monte, hacia 1970, y que tendría unos 25 metros», apunta Vila. «Del resto, hay al menos un 25% que está en muy buen estado y hay otros tramos que serían fácilmente recuperables», agrega. En la actualidad, dice asimismo el investigador, no sería posible crear una ruta que diese una vuelta completa a la muralla. «Una buena parte no se puede ver porque hay que pasar por varias huertas y fincas que en su mayoría están en desuso», comenta. A juicio, lo más conveniente sería adquirir o expropiar estos terrenos para rehabilitar las partes de la construcción que están en peor estado y para que sea visitable en su totalidad.

Por otro lado, Vila lamenta que actualmente no sean accesibles dos torreones que forman parte de la muralla, conocidos como Torre de Santo Domingo y Torre Pequena. «Es una pena que estén cerrados y no se enseñen a los visitantes, como se hace con la torre del homenaje», opina.

El libro que acaba de publicar Vila es el primero que se dedica de forma exclusiva a la fortaleza monfortina. «Hay varias obras que hablan de ella, pero no de manera específica», indica. Un trabajo de especial interés —señala— es Evocación histórico artística monfortina, de Ernesto Iglesias Almeida, publicado en el 2016. «Habla del patrimonio de Monforte en general y a la fortaleza le dedica algo más de veinte páginas, pero aunque no es muy extenso, es un trabajo de mucho valor», apunta.

Plan de recuperación

Jorge Vila espera que su libro ayude a conocer y valorar mejor la fortaleza medieval de Monforte, especialmente ahora, cuando el Ayuntamiento promueve un plan de rehabilitación gradual de la muralla, cuya titularidad integral asumió en el primer pleno celebrado este año. «Me parece muy bien que se ponga en marcha una iniciativa de este tipo, porque todo lo que se invierta en rehabilitar la fortaleza será una inversión bien hecha y sin duda revertirá en Monforte», concluye.