Los salones del Liceo Artístico, cuna de olvidadas formaciones musicales

La sociedad organizaba conciertos desde finales del siglo XIX que fueron el germen de orfeones y corales

La rondalla monfortina Iris, en una foto tomada en el año 1921,
La rondalla monfortina Iris, en una foto tomada en el año 1921,

La sociedad Liceo Artístico-Armonía Monfortina se crea en 1897, fruto de la fusión de las respectivas entidades. Tenemos noticias de la celebración de conciertos organizados por la Sociedad Liceo Artístico en la década de los ochenta del siglo XIX. La Armonía Monfortina había iniciado su andadura en abril de 1896 y un año después pasa a formar parte con El Liceo Artístico de una nueva sociedad integrada por ambas.

Auspiciada por la sociedad Liceo Artístico-Armonía Monfortina, nace en Monforte en la década de los años veinte la Agrupación Artística Musical. La nieta del musicólogo José Ibáñez Fernández, Soledad Bordás, conserva una foto de la Agrupación con la Rondalla en 1921. Entre otros, se puede ver al citado Ibáñez y a la pianista María Palol. Hasta el año 1929, no se constituye formalmente y es en 1930 cuando se presenta en sociedad.

La Agrupación Artística Musical surge en uno de los locales de la sede social del Liceo, en la calle de La Peña. Clemente González era su presidente y José Ibáñez desempeñaba un papel relevante en esa etapa, en la que contó con la dirección del maestro Modesto Cuéllar, extraordinario pianista. A su ampara funcionaban las secciones de Coro Gallego, Rondalla y Masa Coral.

Integrantes del desaparecido Orféon Iris en una foto del año 1934
Integrantes del desaparecido Orféon Iris en una foto del año 1934

De la Rondalla cabe destacar que tuvo una directora, la pianista María Palol, que se encargaba de amenizar los bailes. En una foto de la Rondalla de 1921 podemos ver, entre otras personas, a José Ibáñez y a María Palol. Esta formación musical dio su primer concierto el 8 de febrero de 1929, con el nombre de la Armonía Monfortina. En la Agrupación Artística Musical, y en 1929, comenzaron a dar clases de solfeo para miembros de la rondalla e hijos de socios protectores, todo ello bajo la dirección del maestro Modesto Cuéllar.

Coincide con los carnavales

También comenzaban por aquel entonces los ensayos del Coro Gallego, en el que se encontraban varias jóvenes de la población. En el año 1930, se presenta en sociedad, coincidiendo con los carnavales, en el Teatro Principal, que estaba lleno hasta los topes según las crónicas de la época. En el bautizo de su estandarte, la señorita Conchita Borrego hace entrega de la misma a la agrupación. Las reseñas sobre aquel acto detallan que la Rondalla interpretó dos piezas, el Coro otros tantos cantos populares y, a continuación, «se puso en escena un regocijante juguete cómico en gallego, obra de Xavier Prado, Lameiro, siendo los intérpretes de muy buena muestra».

Los asistentes también pudieron disfrutar de una jota compuesta por el maestro Modesto Cuéllar, interpretada por la rondalla y cantada por uno de sus miembros más jóvenes. Una pareja de baile ejecutó una muiñeira musicalizada por la Rondalla para poner fin a una presentación que, según el cronista, «fascinó a los monfortinos».

Rondalla de la Agrupación Artística Musical, en 1921, con José Ibáñez, su director
Rondalla de la Agrupación Artística Musical, en 1921, con José Ibáñez, su director

La Agrupación Artística Musical obsequió a sus integrantes con un banquete, en el hotel Victoria en 1932. Allí estaban su presidente Clemente González; el secretario, Pedro Losada Pereira; el director de la Rondalla, José Ibáñez; y el director del Coro, Antonio Tojo Lamas. En el año 1933, se cita al maestro Modesto Cuéllar como director de la rondalla, con motivo de las actuaciones llevadas a cabo por la Agrupación Artística Musical para sus socios, en el Teatro Principal. En aquella época, le cedía dependencias para sus ensayos la sociedad Círculo Victoria.

En febrero de 1935, la Agrupación Artística Musical celebra su concierto anual en el Teatro Principal. La rondalla infantil presentaría un cuadro argentino del que sería el principal intérprete Antonio Fernández Otero, comerciante de esta plaza y que tenía dotes artísticas ya conocidas entre los monfortinos. Las niñas se presentarían con un pasodoble, seguido de una ranchera y dos tangos. También actuaría el cuadro de declamación dirigido por Pedro Losada Pereira.

En agosto de 1935 destaca la iniciativa de la Agrupación Musical de comenzar a dar clases de música a todos los niños. A los hijos de los socios gratis y a los hijos de los no socios previo pago de una aportación testimonial. Tras la guerra civil, comenzó a funcionar solo como Rondalla, aunque seguía contemplando en sus estatutos la masa coral. La Rondalla seguía siendo dirigida por Modesto Cuéllar.

El Orfeón Iris en el claustro del Colegio del Cardenal en 1905, el año de su fundación
El Orfeón Iris en el claustro del Colegio del Cardenal en 1905, el año de su fundación

Una foto histórica en el claustro de los Escolapios

La sociedad Orfeón Iris de Monforte nace en abril de 1905 y hasta noviembre del mismo año no hace su presentación en público. Se crea al amparo de la Sociedad Liceo Artístico Armonía Monfortina y perdura hasta el año 1912. La Coral Iris de Monforte estaba dirigida por el maestro Baldomero Latorre Capón. Formaban el orfeón setenta voces y la rondalla otras treinta personas. Existe una foto del grupo en el claustro del Colegio del Cardenal el mismo año de su creación.

En 1932 comienzan las gestiones para lograr reorganizar el orfeón. Al año siguiente, el profesor Latorre Capón lo pone en marcha de nuevo con el nombre de Iris Monfortino y bajo la presidencia de Aurita Rodríguez. Perviviría hasta 1936, un año después de la disolución del Liceo. Germán Arias recibe en 1948 el primer encargo para refundar el orfeón. En los años cincuenta, un grupo de antiguos miembros recurre de nuevo a Arias y el Orfeón Iris vuelve a la actividad. Poco tiempo después pasa a encuadrase en la Obra Sindical de Educación y Descanso.

En 1954 actúa con motivo de la celebración de la Divina Pastora.

Un año después, el grupo estaba integrado por treinta hombres y dieciséis mujeres, distribuidos en cuatro cuerdas y su grupo de danzas. El Orfeón Iris se presenta en el año 1956 en el Teatro Lemos junto a un cuadro artístico que con posterioridad sería dirigido por el maestro Rodríguez Pallares.

A finales de 1963, según las crónicas, el Orfeón Iris languidecía. Germán Arias dirigía entonces la Coral de Renfe, que ensayaba diariamente en los locales de la sociedad La Fraternal. Allí también comenzaba a organizarse una rondalla bajo la tutela del maestro José Rodríguez Pallares. A finales del año 1963, se hacía cargo de la rondalla Iris el maestro Docampo. En mayo de 1965, Pallares asume la presidencia y dirección del Orfeón Iris de Educación y Descanso, en sustitución del profesor Jorge Álvarez Rodríguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los salones del Liceo Artístico, cuna de olvidadas formaciones musicales