Protección civil estrena reglamento entre el rechazo de los voluntarios

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Operativo de protección civil en Lugo durante el estado de alarma
Operativo de protección civil en Lugo durante el estado de alarma ALBERTO LÓPEZ

El alcalde dice que hubo actitudes «intolerables» que no se pueden repetir

14 ago 2020 . Actualizado a las 18:42 h.

El Ayuntamiento dio una paso definitivo para la «normalización» del funcionamiento de la agrupación municipal de protección civil. Desde el último pleno, existe un reglamento que incorpora los cambios normativos que se produjeron tras la constitución de ese voluntariado en el año 1996. La decisión de aprobarlo fue adoptada después de que el equipo de gobierno rechazase las alegaciones de Espera Monforte y los propios miembros de protección civil. Estos últimos reivindican su independencia con respecto al Ayuntamiento. El alcalde, José Tomé, dijo que una asociación que se define como municipal no puede ir por libre.

La aprobación del nuevo reglamento, que acaba de ser publicado en el Boletín Oficial de la Provincia, deja en el aire todavía algunos interrogantes. Katy Varela, portavoz popular en la corporación, se interesó en el pleno por algunas cuestiones que el equipo de gobierno prefirió no concretar en ese momento. Entre ellas, el presupuesto que se destinará a la agrupación, si se va a contar o no con los actuales voluntarios y, en el caso de producirse nuevas incorporaciones, cuáles serán los criterios de acceso que se apliquen.

Las explicaciones del alcalde se centraron en la necesidad de regularizar el funcionamiento de la agrupación de voluntarios de protección civil. Algunos portavoces de la oposición aludieron durante el pleno al carácter «privado» de esta asociación. Tomé precisó que, desde su puesta en marcha en el año 1996, tiene carácter municipal. «Unha asociación municipal de protección civil ou é municipal ou non é», señala. El acuerdo que acaba de adoptar la corporación -precisa- «adapta ós últimos cambios normativos» un reglamento al que no se le había tocado en más de veinte años.