Una «enfermería» para atender osos heridos o en apuros

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

FUNDACION OSO PARDO

El plan Life impulsará un servicio para hacer frente a posibles casos de plantígrados problemáticos

23 oct 2018 . Actualizado a las 18:49 h.

El centro de recuperación de fauna salvaje de O Veral, en Lugo, contará con un equipamiento especializado para atender osos heridos o que se encuentren en cualquier otra situación en la que requieran ayuda. La creación de este servicio es una de las actuaciones previstas en el plan Life Oso Courel, en el que colaboran la Fundación Oso Pardo, la Asociación Galega de Custodia do Territorio (AGCT) y la Xunta. El Gobierno autonómico incluyó en sus presupuestos para el 2019 una partida de 30.000 euros, que supone el 30% de la inversión que se dedicará a esta iniciativa. El resto será aportado por fondos europeos.

El biólogo Martiño Cabana, encargado de la coordinación del plan Life por parte de la AGCT, señala que en el centro de O Veral se habilitará un espacio destinado a acoger osos pardos que puedan necesitar ayuda por encontrarse heridos o enfermos. «Haberá tamén que adquirir certos equipamentos específicos, como poden ser anestésicos, para o caso de que sexa necesario utilizalos con algún dos osos que se moven actualmente polas serras lucenses», explica.

Cabana señala asimismo que las comunidades que cuentan con poblaciones estables de oso pardo -como Asturias y Cantabria- disponen desde hace tiempo de equipos y medios especializados para atender los casos conocidos como «osos con problemas». Dado que la presencia de estos animales es cada vez más frecuente en Galicia, se ha considerado pertinente desarrollar en la comunidad un servicio de esta clase. «Por osos con problemas enténdese por exemplo os que resultan feridos ao caer en trampas ou por outro motivo e que necesitan pasar un tempo nun centro de recuperación antes de ser liberados de novo no medio natural», explica. «Pero tamén pode ser necesario intervir se un oso se aproxima excesivamente a un núcleo habitado e hai que afuxentalo disparando bolas de goma ou tiros de fogueo, ou dalgunha outra maneira», añade.